sábado, 30 de agosto de 2014

El tercer ciclo...aunque haya pasado ya mucho tiempo :)


Con Bongo en el búnker di Bungoh

Hola, hola, hola. ¿Qué tal estáis? ¿Como va vuestro verano?

Mi "verano", por llamarlo de algún modo, continúa un poco como siempre. Se me hace algo raro escribir sobre el tercer ciclo cuando el quinto empieza dentro de tres días, pero bueno, mirando por el lado positivo significa que no he tenido tiempo para publicarlo antes porque, más o menos, he estado bien.

El tercer ciclo fue el que mejor me sentó a nivel de cansancio, gusto del agua...pero el que peor me fue a nivel de la cara (ya os he dicho que voy a publicar una entrada con fotos de mi cara desde el primer día de la quimio). Por lo visto, tuve una toxicidad de grado 3 en la cara, nunca lo había pasado tan mal. Pero vayamos por partes...

Justo cuando me quitaron la "bomba" de la quimio, volvimos a casa, me duché, Alex comió y cargamos el coche para irnos a Italia con Bongo. Fuimos en coche. Teóricamente de Sant Quirze a Gradara, donde vivimos cuando estamos en Italia, hay unas 12 horas, pero poco antes de Montpellier había un incendio y estuvimos parados (pero parados parados) unas 3 o 4 horas. ¡Que calor dentro del coche!. Resumiendo, llegamos a Italia a las 6, cuando en principio teníamos que llegar a las 2. Cuando llegué estaba demasiado cansada, con mucho frío y temblaba.

En la caravana causada por el incendio, en Francia


Por la mañana tenía fiebre, llamé al Hospital de Terrassa para ver si tenía que ir de urgencias y me dijeron que sí. Así que fuimos al Hospital de Pesaro. En Terrassa me cogen rápido pero en Italia me tuvieron estirada mucho tiempo antes de que me visitara el médico. Además, hacía mucho mucho frío. Me visitaron y vieron que tenía las defensas bien pero podría tener alguna infección así que me recetaron antibióticos y paracetamol (por si me volvía a subir la fiebre). Por la noche, tuve fiebre, me tomé un paracetamol sobre las 3 de la mañana y al cabo de unas horas me levanté toda sudada, el trozo de cama donde estaba parecía una piscina, pero ya no tuve más fiebre.



No se si tendrá algo que ver, pero el acné que tenía se secó un montón durante el sábado, y el domingo empezó el calvario. El domingo no podía mover mi cara. Hicimos manzanilla y empapábamos servilletas, algodones, toallas...lo que fuera con manzanilla, y me lo dejaba durante horas, sin moverme. Y así durante días, a la que me quitaba la manzanilla, no podía aguantarlo. También lo tenía en el cuello. Me costaba hablar, moverme, comer...duró hasta el 19.

Para que os hagáis una idea de como pasé los días durante la infección




Fuimos a comprar una planta de aloe vera, cogíamos la hoja, la abríamos, con una cuchara recogíamos la "gelatina" y directa a la cara y al cuello, estaba fresquita pero rápido se calentaba, sobre todo en el cuello. Me aliviaba mucho, pero a la que me la quitaba me volvía a doler la cara. No sé como describir la sensación, a parte de horrible y que no se la deseo a nadie. La cosa iba mejorando pero no lo suficiente. Cuando tocaba un poco de aire caliente me ardía, me dolía, me molestaba. En los centros comerciales, tienen la manía de poner aire condicionado a toda pastilla, eso me provocaba como escalofríos dentro de la piel, uffff...Y no solo me dolía a nivel físico. Psicológicamente, ya era para mi duro y deprimente ver mi cara llena de acné, imaginaros toda la cara roja, quemando...Mi deseo era levantarme y ver como desaparecía, veía mejoras y me motivaban un montón, pero mejoras diminutas, aunque por diminutas que eran, la felicidad que me daban era increíble, esperando el día que mejoraría, que podría dormir de lado, que podría secarme la cara con una toalla, que podría dormir sin miedo, sin tener que dormir con la mano haciendo un puño y colocarla entre la oreja y el cojín durante toda la noche. Además, la piel se estaba pudriendo, hacía una peste asquerosa y durante unos días cogió un color verdoso.

Esta foto es muy desagradable pero es para que veáis realmente lo asqueroso que era mirarse al espejo y verse con esta cara. 


En Italia las cosas fueron bien, fui feliz, fuimos a mis restaurantes preferidos: Lo Scoglio y La Cueva. Además recibí las visitas de amigos en especial las de Fabio, Gabriella y Sara, que llegó el día antes que nos fuéramos, y aprovechamos el sábado para pasar la tarde juntos y ir a cenar a La Cueva.

Con Fabio, Sara y Alex después de cenar en La Cueva

Con Sara en La Cueva

Buenísimo. Gambas con parmesano y rúcula. Lo Scoglio.


El domingo volvimos porque el lunes tenía visita con mi oncólogo. Las analíticas no salieron bien, tenía las defensas muy bajas...bueno, a 0, y cuando vio mi cara dijo que no podía hacerme la quimio y me dejaba reposar una semana porque con las defensas tan bajas no te pueden hacer el tratamiento. Al día siguiente tuve visita con mi psiconcologa. Me fue muy bien, le dije que lo que más me preocupaba era mi cara y me recomendó utilizar aceite de rosa mosqueta. Fui rápidamente a comprar y al principio me mejoró pero luego me di cuenta que mi cara se había vuelto aún más roja, así que decidí ir al herbolario del Alcampo de Sant Quirze, me atendió Marta, una mujer super agradable que me aconsejó muy bien y mi piel volvió a mejorar. Me dijo que hiciera infusiones de manzanilla con caléndula, y luego me pusiera gel de aloe vera y aceite de caléndula mezclados. La cara fue mejorando. El lunes siguiente tuve visita con una oncóloga, me recetó una crema con cortisona (Batmen) y una con antibiótico (bactroban). Fue increíble como mejoró mi cara con el Batmen, parecía imposible pero mi cara mejoró en cuestión de horas, cada vez iban desapareciendo las zonas rojas, y las pieles "muertas" o secas", se me alisó la cara. Ese día que tanto esperaba llegó, aunque aún ahora tengo rojeces, eh? Pero lo más importante era que ya no me dolía. Es muy difícil de explicar (no se si me estoy repitiendo pero bueno) lo feliz que te hacen las mínimas mejorías. Y sobre todo, el despertarte al día siguiente y ver como tu cara mejora y se vuelve cada vez más normal, cuando tus labios no se ven super blancos, y cuando tus ojos no tienen esa rojez a tu alrededor que provocaba que te picaran y que durante minutos tenía que mantenerlos cerrados y no podía abrirlos. También me recetó pastillas Polaramine, para tomar antes de ir a dormir y evitar que me levantara rascándome a saco.

Que más,   que más.... a ver, es que ya ha pasado mucho pero recuerdo que el domingo antes de la cuarta quimio fuimos con Alex, Jonathan y Fara a un restaurante a comer marisco. Como disfruté jeje, Alex no tanto, su comida fue...un vaso de cerveza.





No recuerdo mucho más de el tercer ciclo, ya os digo que a nivel de cansancio, náuseas etc etc estuve super bien, el único problema fue la cara.

AVISO IMPORTANTE A TODOS MIS LECTORES: Si veis a alguien con la cara muy roja, evitar comentarios. Ya es bastante molesto para mi el hecho de tener la cara así, el dolor que soporto y el malestar psicológico como para oír a personas decir: "¿Has visto a esa? ¿Que cara lleva?. Y evitar mirarlos fijamente, como si fueran bichos raros o tuvieran algún tipo de enfermedad contagiosa.

Y bueno aquí os dejo con un poco de fotos variadas. Gracias por leer mi blog, espero vuestros comentarios. Y siento si hay algunas fotos desagradables pero creo que es importante subirlas para que os hagáis una idea de mi situación. Un beso, gracias.

Con la Copa que ganó Alex en el CIV y Bongo en el Bunker, justo antes de volver para Barcelona

Amore, amore. Baldo y Bongo en la piscina

Con Alex en el centro comercial de Sant Cugat. Como no me puede dar el sol, los centros comerciales se convierte en nuestro destino. Eso si...maldito aire frío...

En Blanco encontré mi camiseta ideal

Los crostini que me preparó Baldo con el pan de espelta bio que me regaló Ada. Son de calabacín,tomate con ajo y perejil, shiitake y berenjena.

El oncólogo me ha dicho que no puedo dar besos a la gente, así que decidimos que Bongo no dormiría con nosotros ni se subiría en la cama (puuuuuuubret), le hemos puesto una cama para que duerma allí y le encanta

Con Baldo, no se donde! jeje

3 comentarios:

  1. Caramba, Núria... Cuántas cosas te pasan y qué bien te las tomas... Para mí,e imagino que para todos los que tienes cerca y te quieren o quienes lean tus peripecias vitales, eres un ejemplo inmensamente grande. Qué suerte haberte encontrado siguiendo el rastro de aquel tutorial de pendientes nespresso... Agazapado tras el tutorial encontré, como creo que ya te dije en otra ocasión, algo mucho más grande e importante de lo que jamás hubiera podido imaginar: contundentes lecciones de vida, raciones gigantescas de esperanza... ¡GRACIAS POR COMPARTIRLAS CON NOSOTROS! Y sigue así; no cambies ni un poquito. Besitos.
    PD. ¿Encontraste las Hama?

    ResponderEliminar
  2. Hola! Si si las encontré pero todavía no he hecho nada. Gracias por tus bonitas palabras, al leerlas se me pone la piel de gallina. Lo de la cara fue muy pero que muy jodido. Ahora ya ha mejorado por suerte pero es que era insoportable :(

    ResponderEliminar
  3. Animo Núria, eres un ejemplo a seguir, un beso enorme desde salamanca

    ResponderEliminar