miércoles, 18 de julio de 2018

Las recetas de Nai: Berenjenas en escabeche



Hola de nuevo :)

El 1 de julio fue el cumple de Sol y coincidió con que yo cumplía tres años sin quimioterapia. Sol me explicó cómo había su día y qué había comido. Una de las cosas eran berenjenas en escabeche hechas por su madre Mónica. Le dije que deberían estar buenísimas y su madre me escribió la receta así que el pasado jueves compré dos berenjenas en el mercado para hacerlas. La verdad es que es muy fácil tanto la preparación como la receta en sí y quedan buenísimas. Llevan ya tres días en la nevera dentro de un pote de vidrio y están en perfecto estado, aunque no sé cuánto tiempo pueden aguantar, pero teniendo aceite y vinagre creo que no tengo que preocuparme ya que actúan como conservantes y además estoy segura que durarán poco (hasta esta noche xD).

De momento he probado con berenjenas, pero uno de mis platos preferidos del Restaurante Kombu (de noche) es un escabeche de seitán. Lleva coliflor y de momento no he encontrado bio, pero a la que encuentre intentaré hacer algo semejante.

Voy a la receta :)

Ingredientes:

-Dos berenjenas (mejor si son las ralladas)
-Una cebolla
-2 ajos
-4 cucharadas aceite de oliva virgen extra
-4 cucharadas de vinagre de manzana
-1 cucharadita de pimentón de la vera (eso lo añadí yo xD)
-2 hojas de laurel
-Pimienta negra molida
-Sal rosa del Himalaya (yo no puse porque no utilizo sal)
-Agua

1. Cortar la cebolla a cuadraditos.
2. Cortar el ajo a rodajas.
3. Pelar las berenjenas, cortarlas a rodajas (las corto a último momento para que no se oxiden)
4. En una olla, añadir la cebolla, el ajo, las berenjenas, agua (por la mitad de lo que ocupen las berenjenas observar en la siguiente foto), aceite, vinagre, pimienta negra, el laurel,  pimentón y opcionalmente la sal.
5. Cocinar a fuego lento hasta que estén cocinadas las berenjenas y se haya evaporado el agua.




Opcionalmente podéis añadir aromáticas como comino, albahaca...al gusto.

Espero que os guste esta receta deliciosa, gracias a mi mejor amiga Sol y su madre Mónica por facilitarme la receta y compartirla con vosotros. Si tenéis variantes o lo probáis con otras verduras explicarme vuestras experiencias :)

Nai :)

martes, 17 de julio de 2018

Las recetas de Nai: Barquitos de endivia con empedrado de alubias

Hola!

Hoy os traigo una receta fresca y nutritiva. Se trata de un empedrado de alubias servido en barquitos de endivia.

Normalmente suelo cocinarme yo misma las legumbres pero en esta receta voy a utilizar legumbres ecológicas de calidad (sin cosas raras añadidas) para facilitar el trabajo y convertirla en una receta más rápida, aunque si disponéis de tiempo podéis cocinarlas vosotros.

Yo básicamente utilicé las verduras que tenía en casa: pimiento verde, cebolla tierna, tomate, zanahoria y calabacín pero podéis utilizar las que más os gusten.

Ajustar los ingredientes dependiendo de la cantidad que tengáis que hacer, y el aliño, como siempre, ir añadiendo poco a poco e ir probando, rectificar hasta conseguirlo a vuestro gusto.

Este es el empedrado que hace mi madre, normalmente le suele añadir patata pero como sabe que yo las intento evitar hizo una adaptación. Tenéis que ser creativos así que podéis añadir más cosas: pimiento asado, aguacate (al último momento mejor para que no se rompa), olivas de calidad...

Ingredientes: 

- 2 o 3 endivias
- Un pote de alubias blancas ecológicas de calidad.
- 1 cebolla
- 1 pimiento verde
- 1 tomate
- 1/2 calabacín (yo puse la piel)

Para el aliño, rectificar a vuestro gusto:
- Aceite de oliva virgen extra
-Vinagre de manzana
-Vinagre de umeboshi
-Salsa tamari
-Una pizca de cúrcuma y pimienta negra.

RECETA

Cortar a cuadraditos todas las verduras. Aliñarlas. 

Lavar y escurrir las alubias blancas ya cocinadas.


Mezclar las verduras y las alubias con cuidado que no se rompan. Probar el empedrado y rectificar el aliño si es necesario. Opcionalmente lo podéis guardar en la nevera para que esté bien fresquito, si no disponéis de tiempo, no pasa nada. 


Limpiar las hojas de la endivia y rellenarlas con el empedrado. Seguramente os sobrará empedrado, lo podéis guardar en la nevera para el día siguiente, o comerlo tal cual, o hacer más barquitos :).

Para servir podéis ponerle perejil troceado o algunas semillas. Yo no tenía :( 




Y ésta fue nuestra comida :)


Espero que os encante <3

¡Un beso! 

¡¡¡Por cierto tengo bastantes recetas para compartir!!!

Nai

miércoles, 11 de julio de 2018

Las recetas de Nai: Cómo hacer Kombucha en casa + Kombucha de frutas (videoreceta)

Mis Kombuchinas fermentando :)


Hola!

Llevo ya casi tres meses haciendo Kombucha en casa  y creo que es un buen momento para explicaros mi experiencia. Atención, la Kombucha no es una panacea ni cura, eh? No vayamos a malinterpretar las cosas.

La verdad es que es algo muy fácil de realizar y requiere poco tiempo así que os animo a hacerla casera porque la comprada no tiene nada que ver. La Kombucha ha sido utilizada por la medicina tradicional China durante más de dos milenios y es conocida como el "Té de la inmortalidad".

La primera vez que probé la Kombucha, tras haber leído mucho sobre esta bebida con tantos beneficios sobre nuestra salud, fue en Bangkok. Me gustó mucho y decidí comprar una cuando llegué aquí en Sant Quirze pero no pude ni realizar un sorbito. Se la di a Alex pero tampoco le gustó así que llegó a mi madre, que no sé qué hizo con ella pero tampoco le convenció.

El año pasado Alex tuvo una carrera en Portimao, en el Algarve, y fuimos a un agriturismo cerca de Lagos donde realizaban cenas veganas y entre muchas cosas tenían Kombucha así que la probé. Estaba deliciosa. Le pregunté al chico como la hacía y me dijo que era muy fácil, aunque a mí me parecía complicado, pero ahora que llevo práctica os aseguro que no lo es. En navidad hicieron una feria ecológica en Barcelona y allí había una paradita de Kombucha la Valiente. Me dieron a probar y su sabor automáticamente me trasladó al Algarve, estaba muy rico y encima la vendían, no se parecía en nada a la que había comprado en la tienda. Compré unas cuantas botellas para fin de año (así podría brindar con algo) y vi que vendían un kit para hacer tu propia Kombucha en casa, así que me hice con él.

El kit tenía un scoby en un potecito, un pote grande para poner la kombucha, azúcar integral de caña, una mezcla de té verde y negro, un colador de acero inoxidable, un rotulador permanente y unas tiras de ph, además de las instrucciones.

El kit que compré en Kombucha la Valiente

Mi primer intento de Kombucha

La primera vez las seguí detalladamente, pero fue un fracaso. La puse en la cocina y todavía no hacía suficiente calor (era enero...) así que al destaparla vi que tenía moho. Busqué información por internet y vi que a la kombucha no le gusta estar en un lugar como la cocina (por los cambios de temperatura, los vapores que hay al cocinar...) y además no había una temperatura adecuada, así que guardé el scoby otra vez en el pote y lo dejé descansar hasta abril.

SOS - Moho -.-


Moho en la Kombucha, TIRAR! 

En abril, la primera vez, ya me salió bien. Había la temperatura adecuada. La tengo en el comedor, con luz (no directa). Empecé con un pote y el 1 de julio cuando hice el video ya tenía cuatro, pues el scoby va haciendo hijos. Hoy, los scobys ya me han hecho más hijos así que voy a tener para 8 potes.
Por cierto, ya no utilizo ni tiras de ph ni nada, voy a saco. Aquí os dejo el vídeo y más abajo los ingredientes y las instrucciones para hacerlo.



Ingredientes cuando ya disponemos de un scoby:

-1,5 litros de agua
-1 cucharada de té verde
-60gr de azúcar de caña integral


Así de Kombucha dejo yo antes de añadir el nuevo te azucarado, temperatura ambiente.

En el pote siempre dejamos el disco con un poco de Kombucha (lo explico en el video). Luego, hervimos 1,5 litros de agua. Dejamos enfriar y añadimos el azúcar. Una vez esté bien mezclado Y A TEMPERATURA AMBIENTE vamos a verterlo con cuidado en el pote de vidrio donde tenemos nuestro SCOBY (Symbiotic Culture of Bacteria and Yeast) con un poco de Kombucha. Lo tapamos con un trapito o un papel de cocina y una goma elástica para evitar que entre polvo o bichos. Los scoby normalmente se regalan pero también se pueden comprar, incluso hacer desde cero. Si estáis interesados en que os de un scoby (yo le he puesto el nombre de Kombuchina jiji) y vivís cerca me lo decís y vemos cómo hacerlo. Si no, buscar por internet, seguro que hay muchos lugares de intercambio.

Dejamos que fermente durante 5-10 días dependiendo del calor (notaréis que huele a Kombucha). Lo mejor que podéis hacer es ir probando un sorbito a partir del quinto o sexto día. Más días lo dejáis fermentar, más gas tendrá. Ir probando hasta encontrar cómo os gusta más. Una vez encuentres su punto, la pones un una botella de vidrio y a la nevera, donde aguanta mucho y continua con la fermentación. (Más abajo veis como hacer Kombucha con frutas).

Kombuchas en la nevera

CONTROVERSIA SOBRE EL AZÚCAR: Pues no me ha quedado claro si contiene azúcar o no, porque dicen que es el alimento del scoby. Pero bueno yo tampoco abuso de la Kombucha y no bebo más de un vasito al día. La verdad es que tiene excelentes propiedades beneficiosas para nuestro organismo y tenéis que ponerlo en una balanza y escoger lo que prefiráis, es una elección vuestra. Tiene un 1% de alcohol por la fermentación así que no lo aconsejo ni a embarazadas ni a lactantes. Los diabéticos tienen que controlarse. He leído que va muy bien para temas de cáncer y también para personas con Parkinson (entre muchas otras enfermedades). En las instrucciones indica añadir 85 gramos de azúcar por cada 1,5 litros de infusión, pero yo he ido bajando y ya voy por 60 gramos y va bien.


La Kombucha es una bebida fermentada con muchos probióticos y muy buenas propiedades: elimina toxinas, ayudando a expulsar metales pesados, reconstituyente del sistema inmunológico, antimicrobiana, va bien para las articulaciones, antioxidante ya que combate los radicales libres (que aceleran el envejecimiento y el desarrollo de distintas enfermedades, nos ayuda a mantener una flora intestinal variada, reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares...Ayuda también a la pérdida de peso y reduce el riesgo de cáncer ya que contiene los polifenoles del té verde (que inhiben mutaciones genéticas y provoca la apoptosis celular) y además durante la fermentación se produce ácido L-láctico del cual los pacientes de cáncer suelen padecer déficits.




KOMBUCHA DE FRUTAS - SEGUNDA FERMENTACIÓN

Una vez la Kombucha se ha fermentado, podéis ponerla directamente en botellas y a la nevera o hacer la segunda fermentación.

Para hacer la segunda fermentación con frutas, necesitáis un pote de vidrio donde os quepan trozos de fruta y tengan un tapón metálico. Yo compré unas botellitas y además los zumos bios suelen venir con botellas de vidrio aptas para hacer la segunda fermentación con frutas.

Coger la fruta que queráis, incluso jengibre. La troceáis y la ponéis en una botella donde previamente hayáis vertido la Kombucha. La cerráis con el tapón metálico y la dejáis unos tres días fuera de la nevera, después, la metéis en la nevera y ya tendréis Kombucha afrutada. Servir bien fría :)

Yo lo he probado con fresas, cerezas, manzana y sandía.


Kombucha de fresas recíén puestas

Segunda fermentación

Una vez terminada la segunda fermentación, a una botella

Kombuchas fermentando y Kombucha con cerezas haciendo la segunda fermentación

Kombucha con trozos de sandía preparada para la segunda fermentación fuera de la nevera



RECORDAR QUE LA TEMPERATURA ADECUADA PARA HACER KOMBUCHA ES UNA TEMPERATURA SUPERIOR A LOS 21ºC ASÍ QUE A LA QUE LA TEMPERATURA DE VUESTRA CASA SEA INFERIOR, LA PONÉIS EN UN POTECITO CON KOMBUCHA, TE Y BASTANTE AZÚCAR PARA QUE PUEDA "HIBERNAR".

El Scoby hibernando
Si no queréis hacer Kombucha os invito a que probéis Kombucha la Valiente (atención, no me pagan para hacer publicidad, pero es que está muy buena). Más información en su página web


Espero que os haya resultado interesante esta entrada, si tenéis dudas dejar comentarios y espero ser capaz de resolverlas, pero vamos que una vez más me guío por mi experiencia.



NAI <3

domingo, 1 de julio de 2018

3 años sin quimio: No hay nada imposible para quien sabe esperar



¡Holaaaaa!
¿Cómo estáis? Yo tengo que admitir que estoy muy feliz, más que estoy, utilizaría la palabra SOY. Porque la felicidad no tiene que ser un estado momentáneo, sino que la tenemos que tener siempre dentro. Creo que es lo más importante en nuestras vidas. Muchas veces durante el día me pregunto si soy feliz, y mi respuesta es siempre sí. En caso de dudarlo, me fijo en lo que estoy haciendo y pienso que es lo que no me acaba de convencer para cambiarlo en el futuro e intentar hacer siempre cosas que me gusten y por lo tanto me permitan ser feliz.

Fin de año. Celebrando 15 años juntos.
El motivo de esta entrada en el blog queda claro, y es que hoy hace 3 años que realicé mi último ciclo de quimioterapia y creo que esto es un gran logro teniendo en cuenta el contexto en el que me encontraba. Por si no conocéis bien la historia, la voy a resumir muy brevemente.
En enero del 2012 me diagnosticaron cáncer de colon, me hicieron una colectomía total y realicé 8 ciclos de quimioterapia y 23 de radioterapia. En junio del 2014 en una revisión vieron que tenía metástasis en el peritoneo así que a finales de junio empecé una nueva quimioterapia. Estuve un año entero haciendo quimioterapias. Entre medio, hice un descanso para que me operaran. Debían realizarme la técnica de Sugarbaker, una operación llamada HIPEC en la que te abren la barriga, quitan todo lo que ven afectado y ponen quimioterapia caliente directamente en el tejido. Pero al abrir y ver lo que vieron, decidieron cerrar tal cual. Es una operación que se realiza en pocos hospitales y yo fui al mejor de España y quizás de Europa (me dijeron que eran uno de los tres mejores centros de Europa). Tras el “fracaso” de la operación me explicaron que me quedaban pocos meses de vida, dependiendo de cómo respondiera al tratamiento nuevo, entre unos 4-14 meses. Unos meses antes, en el momento que me dijeron que tenía metástasis, realicé un cambio radical en mi vida, que nunca significó un sacrificio para mí, sino una esperanza. Cambié mi alimentación hacia una dieta vegetariana, y luego vegana, de productos ecológicos, temporada y proximidad, evitando todo lo procesado. Esto es un resumen eh, muy muy resumen, pero es para poner rápidamente al día a los que me leáis por primera vez. Si queréis más detalles, los encontraréis en mi blog, dónde está todo explicado detalladamente.
En la Santa Cova, ayer

Por lo visto, y a día de hoy, puedo decir que todos aquellos cambios que hice para llevar una vida más saludable han sido acertados y es por ello que estoy aquí, escribiendo y compartiendo mi experiencia, para poder ayudar e inspirar a personas que se encuentren en una situación semejante, de la misma manera que Odile Fernández y su historia me inspiraron. No creo que se deban a milagros ya que muchas curaciones (aunque yo no esté curada, considero que no hacer quimioterapia y que en los tacs salga “sin signos de recidiva” es una gran cosa) de estas difíciles de explicar para la ciencia tienen cosas en común, aunque no idénticas ya que cada persona es diferente, tiene distintos gustos y distintas pasiones. Lo importante, es intentar entender para qué algo tan duro se ha puesto en el camino, no verlo como un castigo sino como una oportunidad para evolucionar o para intentar conectar mejor con nosotros y ofrecernos lo que realmente necesitamos, gustándonos a nosotros mismos sin miedo de fallar a los demás.

Con Odile en Biocultura <3

Tenemos que conocer y reconocer nuestros límites porque si no lo hacemos podríamos frustrarnos y no creo que con frustración en nuestro cuerpo sea posible ser felices. Pero conocer nuestros límites no es sinónimo de tirar la toalla a la primera de cambio, de no intentarlo hasta el último momento, ni realizar lo que nos sea más cómodo para no salir de nuestra zona de confort, o para no “sacrificarnos”. Si la vida nos pone dificultades en nuestro camino es porque somos capaces de superarlos y tenemos las herramientas para hacerlo, solo tenemos que entender cómo y tener paciencia, mucha paciencia, porque todo lo bueno suele tardar en llegar. Estos obstáculos son necesarios para crecer y evolucionar. Y creo que todo, tanto lo bueno como lo malo, llega en el momento en el que tiene que llegar. Así, es inútil perder el tiempo esperando a que llegue algo deseado, lo mejor es ir viviendo de manera feliz hasta que llegue en el momento menos esperado. Creo que esto es más o menos lo que me ha pasado a mí. No abandoné nunca, ni he abandonado, lo que entendí y entiendo que me beneficia, aunque no obtuve resultados hasta que pasó mucho tiempo, aprendí a vivir la vida día a día, sabiendo que en algún momento se terminaría. Pero cada vez me encontraba mejor, y han pasado los meses, y años, y todavía estoy aquí, mejor que nunca, con unas analíticas perfectas. Está claro que he pasado momentos malos y duros, pero basta con restar importancia a los malos y focalizar los buenos. Vivir sin colon tampoco es una tarea fácil, pero para que voy a estar quejándome si es lo que me ha devuelto la vida, mejor apreciar poder vivir, y olvidarse de las cosas que nos pueden atascar. La vida no es un problema para ser resuelto, es un misterio para ser vivido.


No somos los únicos que deberíamos reconocer nuestros límites, la medicina también lo debería hacer. No digo esto para que cesen las investigaciones, todo lo contrario, deben continuar, pero creo que deberían dejarse ayudar por otros métodos cuando no tienen la solución con la finalidad de ayudar al paciente a mejorar su bienestar. Exacto, hablo de la medicina integrativa, pues a mí me ha ayudado mucho, no solo la medicina integrativa (llamada pseudociéncia por los más incrédulos) sino muchos cambios en la manera de vivir el día a día, que tantos beneficios me han aportado. Tenemos que tener en cuenta que para obtener un resultado distinto debemos cambiar ya que, sin cambios, no van a haber resultados distintos.

Ayer en Montserrat
Hacía tiempo que no escribía porque he preferido centrarme en finalizar el libro… (vale, desde mayo que no lo toco…) pero prometo que en dos o tres semanas lo tendré acabado, solo necesito tiempo e inspiración. Además, he tenido trabajos y exámenes con lo que he estado algo liada. Y bueno, las recetas y directos de Facebook también requieren su tiempo.  Y también me he centrado en hacer lo que me hace sentir bien: pasear los perros, yoga, lectura…




Desde diciembre que escribí por última vez una entrada de este tipo, solo me han ingresado una vez, a causa de una deshidratación (lo de siempre). Pasé una noche ingresada y al día siguiente ya me dejaron ir a casa. Luego, después del último TAC tuve una pequeña reacción y fui a urgencias, por suerte todo se quedó en un susto, pues al cabo de unas horas me fui para casa. Sinceramente, tiene algo que ver con los nervios que paso al realizarme el TAC. Esta vez, acudí sola a la prueba porque Alex ha empezado a trabajar y decidí ir sola. Parecía que lo tenía todo bajo control hasta que me senté en la sala de espera y me di cuenta que estaba sola por primera vez. Empecé a llorar y fui corriendo a buscar a Gloria, pero no la encontré. Había quedado con ella para que me acompañara, pero estaba ocupada. Volví a la salita de espera y me llamaron. Por primera vez iba a hacerme el TAC sola. El chico me vio llorar y me dijo que estuviera tranquila, que la prueba no hacía daño. Yo lloraba y no podía contestarle. En cuanto pude, le dije que llamara a Gloria, pero él no sabía quién era si no le decía el apellido. Insistió en que la prueba era un momentito, por fin pude decirle que ya lo sabía, que llevaba muchos TACs acumulados. Le rogué que esperara unos minutos para ver si conseguía contactar con Gloria, y lo logré. Rápidamente llegó y me acompañó durante la prueba. Todo fue muy rápido. Estaba bastante confiada en que iría bien pero claro, siempre tienes algo de incertidumbre y miedo. El resultado fue bueno, tanto de tac como de las analíticas. El tac continúa diciendo “sin signos de recidiva”.

Y ya han pasado 43 meses (si no me equivoco con los cálculos) desde que aquel cirujano me dio entre 4 o 14 meses de vida. Aunque la medicina no lo sepa explicar, aquí estoy. Lo triste es que mi caso no está, por lo visto, en sus porcentajes. Y creo que es un error. Al cirujano que no pude operarme y me dijo lo de los meses, le pregunté: “Y, cuándo cierres a alguien tal y cómo hiciste a mí, le explicarás que una chica continúa viva y han pasado tres años?”. Su respuesta fue “No, porque no es lo normal”. Creo que es un error, pues, aunque no sea normal, puede dar esperanzas al paciente. Si ya hay diferencia en “el 50% vive” o “el 50% muere”, imaginaros si a alguien le dices: “es un caso raro, pero hay una paciente que continúa viva”. Bueno, yo veo bien que lo cuente, pero no va a ser así.
En la Mola

Y recordad, cuando escogéis un camino, lo tenéis que seguir con determinación, sin dudas, sin atender lo que digan los demás, aprender a escucharos a vosotros mismos, sin miedos, con fe y esperanza. Vivir el momento presente, el ahora, sin esperar a que llegue el futuro deseando algo mejor. Dejaros guiar por vuestro instinto.

Después de la carrera de Brno


Por cierto, Alex vuelve a correr, así que ya sabéis, este domingo 8 de julio a las 11:30 mirar la carrera de World Supersport en Teledeporte :-P. Lleva una Honda y luchar contra las Yamahas es algo complicado, y más, sin haber tocado una moto desde octubre del año pasado, pero bueno, se está entrenando mucho para hacerlo lo mejor posible. Y yo súper contenta porque puedo pasar más tiempo con Sol y con gente del paddock que había echado de menos.
Y hablando de Sol, le dedico ésta entrada. No la entrada en sí, pero el significado que tiene. Porque finalizar mi última quimio el día del cumpleaños de tu mejor amiga no creo que sea casualidad. ¡FELICIDADES GUAPÍSIMA! (no es porque sea mi mejor amiga, pero es que es muy guapa jiji) nos vemos el Martes en Misano <3




Alcanzando lo que para algunos es inalcanzable Si no los puedes convencer, trata de confundirlos. Y recuerda que no hay objetivos imposibles sino personas que se cansan antes de lograrlos.

Ayer en Montserrat

Un poco de fotos de estos meses antes de terminar la entrada <3


Con mis amigas del cole celebrando el cumple de Mariona


Y aquí el de Llúcia
El huerto urbano que me ha hecho Alex <3
Kombuchaaaaa
Con Sol en una viaje relámpago a Valencia
Con Alex y Sol en Valencia
Alex durmiendo con Bongo y Kiro
Algas de Porto Muiños ñaaaam ñaaaam
Con Alex en el circuito de Valencia

Con May

Con Sol, Silvia y May
Con Silvia, Alex y Sol en las gradas viendo la carrera de Xavi petit.

En Motorland con Lorenzo ;)
Celebrando mi 32º cumpleaños, me hago viejaaaa

Bongo con la alcaldesa de Sant Quirze, ganó un concurso :)

Así amanecí, estaban cubiertos, les quité la manta para que se pudiera ver la cama que ocupan, mi sitio era lo que hay entre las patitas de Kiro y el borde de la cama...

Con Bongo y Kiro un día que nevó


Espero que os haya gustado la entrada <3
Comentar!!!!! :) A ver si he estado a la altura de lo que el momento se merece...no estoy convencida.



Nai <3