miércoles, 21 de septiembre de 2016

Las recetas de Nai: Guacamole


Hace unos días publiqué la entrada del pico de gallo y hoy os traigo la del guacamole. Es una receta muy sana y crudivegana. La mayoria de las veces lo hacemos a mano, pero cuando estoy en casa de mi  madre lo realizamos con el un dos tres y sale mucho más cremoso.

Ingredientes:
-1 aguacate (sin piel ni hueso)
-1 cebolla troceada (si lo haces a mano, a trocitos pequeñitos, si utilizas el un dos tres puedes dejarlos más grandes porque el aparato lo cortará)
-El zumo de un limón, o una lima.
-5 o 6 hojas de cilantro troceado
-Una cucharadita de cúrcuma y una de pimienta negra.

Si tenéis el un dos tres o el minipimer, poner todos los ingredientes y triturar.
Si lo hacéis a mano, primero cortar la cebolla y reservar. Después con una cuchara y cogiendo la pulpa del aguacate y ponerla en un recipiente. Con un tenedor, chafarlo, añadir el zumo de un limón (o lima), la cúrcuma y la pimienta y continuar chafando A  continuación añadir la cebolla y mezclar. Por ultimo cortar finamente el cilantro y añadirlo al guacamole.

Espero que os guste :)

<3 Nai <3


martes, 6 de septiembre de 2016

Nuestro primer aniversario de boda: los detalles



Hola a todos,

Hoy hace un año que Alex y yo nos casamos. Sip.
La primera vez que me diagnosticaron cáncer le dije a Alex que no quería morirme sin casarme. Así, tal cual. Como las cosas fueron bien lo dejamos de banda. Volvimos a hablar del tema justo en el año que me diagnosticaron la metástasis, en el 2014. Escoger fecha no era fácil. Lo que yo tenía claro, desde la primera vez que estuve en Italia con Alex, era que si me casara con él, sería en Italia. Empecé de nuevo con las quimios así que la boda, que ya estaba en un segundo plano, pasó a planos todavía más lejanos. Ya hablaríamos de ello cuando finalizara la quimio y esa operación que tenían que hacerme. Pensamos que podríamos hacerlo en verano del 2015, porque según los cálculos que había hecho ya habría terminado el tratamiento. Estábamos esperando que salieran los calendarios de Superbike y MotoGP para decidir la fecha, no queríamos que coincidieran con carreras de MotoGP porque quería que vinieran personas especiales de ese paddock, también.

Las parejas suelen escoger la fecha con mucha antelación…no fue nuestro caso. Yo lo dejo todo para último momento. Nos decantamos por el primer fin de semana de Septiembre. Al principio queríamos que fuera el sábado para que la gente que venía de fuera (la mayoría) pudiera descansar y volver a sus casas el domingo. Como ya sabéis yo estuve desde finales de junio del 2014 hasta el 1 de julio del 2015 con quimios y por lo tanto tenía que estar cada dos semanas en el hospital de Terrassa. En enero fuimos a Italia a celebrar el cumpleaños de Alex y aproveché para ir a visitar al cura y decirle que nos queríamos casar el 5 de Septiembre. Pero ese día la iglesia estaba ya ocupada con otra boda, así que me propuso casarnos el domingo 6. Pensé que era peor para la gente que tuviera que ir a trabajar el lunes, pero él me dijo que si lo hacía el sábado, también perdían el viernes. Tenía razón, al fin y al cabo un día para viajar se pierde siempre. Decidí hacerlo por la mañana de manera que si alguien trabajaba el lunes, podía viajar el domingo noche. Tampoco imaginaba que la boda se alargaría tanto tiempo (desde las 11.30 de la mañana hasta las 3 de la madrugada, aunque yo todavía quería más música jeje). Total que escogimos la fecha nueve meses antes, sin tener ni catering ni lugar dónde hacerlo. Personalmente, no quería ir a un restaurante. Tenía que ser todo muy especial. Con la Balda habíamos pensado de hacerlo en el jardín del Castel di Bongo (nuestra casa) y luego bañarnos a la piscina y tal, pero en semana santa (principios de abril) cuando empezamos a mirar cáterings nos dijeron que el problema estaba en el tiempo, porque si hacía mucha calor nos derritiríamos y si llovía necesitaríamos pensar como refugiarnos debajo del agua. Los del cátering nos dijeron que ellos tenían una location pero que ese día estaba ocupada, y nos dieron informaciones sobre otros posibles sitios. Lo dejamos para más adelante, pensad en que yo tenía que ir haciendo quimios y casi nunca estábamos en Italia. La Balda iba visitándolo lugares y hubo uno, del que también teníamos la tarjeta, que le había gustado mucho. Alex lo fue a ver a finales de mayo y me mandó fotos, a mí me gustó mucho. Yo no lo vi hasta finales de junio, cuando decidimos que lo haríamos allí…dos meses antes de la boda..jejeejejj. Fuimos a visitar la “Tenuta” con Sol y Jeremy. También les enseñamos cual era la iglesia que habíamos escogido.


Con el vestido de novia también fue algo muy apurado, pero es que entre quimio y quimio tenía que buscar algún momento en que tuviera humor. Era marzo, creo que mediados de marzo. Estaba atravesando uno de los descansos más difíciles entre quimios, cuando tenía la boca llena de llagas y no podía ni comer, ni beber…ni hablar. Pesaba además muy poquito, 43 kg. Cada dos minutos tenía que ponerme un spray en la boca porque si no, no podía hablar, os lo prometo. Fuimos a Pronovias de Terrassa Judith y yo. No quería que mis padres vieran el vestido hasta que no estuviera escogido. Tenía que encontrar un vestido que disimulara la bolsa, lo quería abierto por la espalda y con tirantes, para intentar disimular el port-a-cath. Me probé unos 12 vestidos, la chica no entendía muy bien el estilo que yo quería. Por último me trajo el vestido que me quedé, pero le dije que me modificaran la espalda para que estuviera abierta.



Ya sabéis que me encantan las manualidades así que en diciembre del 2014 fui a la feria de Creativa para hacerme con todo lo necesario para realizar las invitaciones que ya tenía pensado como serían. Necesitaba solo encontrar una cartulina de color aguamarina, mi color preferido y el  color de la boda. Lo encontré en Italia, cuando vinimos durante unos días unas semanitas antes de que me operaran. Me quedé con las hojas que tenían en la tienda y encargué más que me iban trayendo de Italia cada vez que venían. Dos días antes de la operación empecé a recortar las cartulinas.
La operación… ¿Cuántas veces ha salido ya esa palabra entre estas pocas líneas? Porque después de operarme, el cirujano me dijo que me quedaba poco tiempo de vida yo le dije que tenía que casarme en Septiembre, ya lo había explicado en otra entrada del blog pero lo voy a volver a explicar aquí porque tiene sentido. Bueno, él me dijo que si quería estar segura de llegar a la boda, que la adelantara. Yo y Alex nos miramos y nos quedamos de piedra. La iba a hacer en Septiembre, se trataba de 9 meses. ¿Tan poco me quedaba? Le dije a Alex que podríamos celebrar la boda en Semana Santa porque la gente tendría vacaciones también, pero fue decirlo y justo después añadí: “No, no. Si hemos decidido en Septiembre es en Septiembre. Si llego bien y si no pues nada.” No era bonita la situación en que sucedió todo eso. No hubo un hombre que se pusiera de rodillas ni nada de esas cosas románticas. Ni tampoco lo quería, de hecho quizás fui yo la que se lo pedí a él xD, cada día que me levantaba, desde hace años, le preguntaba “et vols casar amb mí?”, se me hace extraño no podérselo preguntar desde hace un año y por eso... continúo preguntándoselo. Pero imaginaros el cuadro en el que empezamos a planear realmente nuestra boda. Era oscuro, teníamos que añadirle colores. Era una motivación más.


Pasaba mucho rato pensando en cómo hacer las cosas, quería hacer todo los detalles, no quería que otros los hicieran por mí. Porque era nuestra boda y quería que tuviera algo de nosotros.
Hice las invitaciones durante mis horas libres, me ayudaba a distraerme. Llegué a hacer 120 y cuando ya llegaba el momento de mandarlas me llevaba el material al hospital y las realizaba allí, mientras me ponían la quimio.  Preparé unas letras de madera grandes que ponía love, y otras letras más pequeñitas que ponía A&N, para nuestra mesa. Realicé los menús, decoré potecitos para poner golosinas, la decoración de la iglesia, la de la puerta de la iglesia, la de los dos coches, la de la vespa, toda la decoración de la sala del comedor y del jardín, el “sitting plan” fue genial porque había una mesa por año de noviazgo y pusimos fotos de ese año debajo de los nombres, los SEGNA POSTI, los pompones para los coches, los lazos  que puse la noche antes de la boda en los palos desde casa nuestra a la iglesia, los detalles que regalamos (sombreros a los que enganché una cinta de color aguamarina, chanclas para las chicas, abanicos con nuestros nombres y la fecha de la boda). También dejé mi polaroid para que la gente se hiciera fotos y decorara páginas de scrapbooking con ellas y una dedicatoria para nosotros y con eso ya tengo el libro de firmas. Candice también me hizo unas cajas muy chulas para guardar los objetos que regalábamos y me dibujó un árbol para que cada invitado dejara su huella. Judith y su madre Montse también me ayudaron muchísimo haciendo los corazoncitos que regalamos como recuerdo. Con Balda diseñamos y realizamos los centros de mesa.
Ese día dormí muy poco, fui a dormir tarde porque fui hasta la iglesia enganchando los lazos en los palos y los árboles. Judith, Xarlio y Alex mi ayudaron. Luego hinchamos globos y Judith cosió unos lazos en el tul blanco que habría detrás de nuestra mesa. Se fueron a dormir y yo también.


Por la mañana nos levantamos todas (Sol, Natasha, Judith, mi madre y yo) muy temprano, sobre las 5 nos reunimos y fuimos a la casa a prepararlo todo. Con Alex habíamos ido el día anterior para llevarlo todo. Llegamos a la casa a las seis, nos dividimos en grupos y empezamos a poner todas las decoraciones. La noche anterior había habido una boda y por lo tanto no podíamos dejar nada preparado. Preparamos todas las mesas con las diferentes cosas, el jardín, el comedor y las vespas y pusimos todos los potes con golosinas y los centro de mesas preparados con una cúrcuma. Escogí esa flor porque tiene mucha importancia en mi vida, como habréis visto en todas mis recetas.
Luego volvimos todas a mi casa y nos duchamos y nos vestimos y preparamos por turnos, todas se trajeron sus cosas. Llegó también Marta que me peinó, y Sol me maquilló. Judith se encargó todo el día de ayudarme con el vestido.




Nuestra boda me encantó. Disfrutamos mucho de ese día. Había sido estresante prepararlo todo y pocas cosas que dejé a la encargada del cátering y la lio, sobre todo en la posición de las mesas…pero bueno. Fue un día muy especial. Fue muy emotivo entrar en la iglesia y ver que toda la gente que quiero había hecho tantos quilómetros para estar allí con nosotros. Mil gracias a todos los que vinisteis e hicisteis que ese día fuera tan único, a pesar de la crisis sé que todos realizasteis un gran esfuerzo para venir a celebrar ese día con nosotros. Mil gracias. Es indescriptible la emoción que sentí al ver a las personas más importantes de mi vida reunidas allí, en esa pequeña iglesia tan acogedora, ver que habíais conocido la zona en la que yo paso tanto tiempo de mi vida y que tanto significa para mí. Muchas gracias a todos por venir. Me sabe mal por la gente que no pudo venir.
Os dejo con las fotos de la preparación.






Muchísimas gracias, fue el mejor día de nuestras vidas.

Preparacion de las cosas: 




En el hospital mientras hacia quimio








Los corazones que hicieron Judith y Montse en las cajas de Candice

                                   
El corazón lo dibujé yo :)
Candice pintando cajas :)
Pompones para los coches, la iglesia y los árboles de la Tenuta
Preparando el menú...
Judith ultimando los preparativos
Realizando los segnaposti, que no sé como se dicen en castellano... 

Sitting plan :)

Los centros de mesa que realizamos Balda y yo






Preparación de la Tenuta:






El resultado: 











El arroz también lo pinté de color acqua



Corazones acqua





El árbol con las huellas de todos los invitados




Bongo y Kiro no pudieron venir, pero estos hechos a mano por Lídia, una amiga de mis padres... nos trajeron los anillos. El montaje del porta anillos lo hizo Judith.