sábado, 17 de agosto de 2019

Las recetas de Nai: Pad Thai vegano + salsa tamarindo


Aprendimos a hacer pad thai en el curso de cocina tailandesa que hicimos el año pasado y hasta hace unas semanas no hice la receta por primera vez...delicioso. Parece complicada la cosa, pero no lo es.

INGREDIENTES:

-150gr de noodles o fideos de arroz
-1 bloque de tofu cortado a cuadraditos
-aceite de oliva virgen extra
-1 lima
-1 cucharadita de copos de chile (o si te gusta el picante, más)
-cacahuetes
-cebollino fresco
-cilantro para decorar

-Las verduras que tengáis, yo puse:
-2 zanahorias cortadas finas
-3 ajos
-1 cebolla a media luna
-6 champiñones laminados

También podéis poner broccoli, coliflor, pimiento, calabacín...lo que sea de temporada. 

-Brotes de soja (yo no tenía y no puse, podéis añadirlos a última hora antes de sacar los pad thai del fuego, y luego, algunos crudos por encima. 

Para la salsa tamarindo:
- gr de tamarindos
- 1 dátil medjool deshuesado
-1 cucharadita de miso
-1 cucharada de salsa tamari
-agua

1. Pelar los tamarindos y sacar las semillas, quedaros solamente con la vaina roja y pegajosa que recubre las semillas. 

2. Preparamos los ingredientes para la salsa: el tamarindo, el miso y el dátil. Añadimos una cucharada de salsa tamari. 


3. Lo ponemos todo en la batidora. Yo utilicé la Vitamix. Recordad que tenéis un 5% de descuento con el código CNS-NAI. Añadimos medio vaso de agua.


4. Batimos hasta que se haga la pasta.


5. En una cazuela calentamos la pasta tamarindo junto a una taza de agua. La llevamos a ebullición. Reservamos mientras preparamos el resto de ingredientes.


6. Llenamos un bol de agua caliente (del grifo) y ponemos en remojo los noodles o fideos de arroz.


7. Cortamos el tofu a cuadraditos.


8. En una sartén ponemos aceite de oliva virgen extra y lo calentamos. Añadimos el tofu hasta que quede bien dorado y crujiente. 


9. Mientras, preparamos las verduras.


10. Cuando el tofu esté listo, lo quitamos de la sartén y secamos el exceso de aceite con papel de cocina. 


11. En la misma sartén añadimos la zanahoria y los champiñones, o las verduras que tengáis. 


12. Tras unos 5 minutos, añadimos la cebolla y el ajo.


13. Tras 4 minutos, añadimos el tofu. 


14. Añadimos una taza y media de agua. Aunque quizás necesitareis más. Hacerlo un poco a ojo, y poco a poco. 


14. Cuando esté caliente, añadiremos los fideos de arroz. 


15. Empezamos a mezclar cuando se vuelvan blandos.


16. Añadimos la salsa tamarindo cuando casi no quede agua. Mezclamos.


17. Añadimos los cacahuetes y una parte de cebollino. Si tenéis, añadir los brotes de soja. Mezclamos


18. Servimos en un plato, añadiendo más cebollino fresco, cilantro fresco y cacahuetes troceados. Al lado le ponemos unos trozos de lima para exprimir al gusto y también los copos de chile, aunque si os gusta picante, lo podéis añadir en la misma sartén. Decorar también con brotes de soja.






Así es como lo hicimos en el curso de cocina en Tailandia: 


Espero que os guste, parece una receta complicada pero no lo es, en realidad es larga de explicar, pero una vez te haces la idea ya está.

Nai

martes, 13 de agosto de 2019

Las recetas de Nai: Libritos de seitán


Otra de las recetas que hicimos con Balda. En principio no queríamos hacer libritos, nuestra idea era hacer "involtini", que serían como rollos de seitán rellenos de tomate seco y queso vegano acompañados de una salsita de cebolla, pero el seitán era imposible de enrollar tal y como queríamos así que cambiamos la receta a medida que la hacíamos y este fue el fantástico resultado. 

A continuación, os dejo la receta :) espero que os guste. 





INGREDIENTES: 

- Dos bloques de seitán
- 12 tomates secos
- queso vegano (en lonchas o bloque)
- harina de espelta integral
- aceite de oliva virgen extra

Para la salsa: 
-1 cebolla  
-2 tomates secos hidratados
-1 cucharada vinagre de manzana
-1 cucharadita de ajo seco 

1. Si son deshidratados ponemos los tomates secos en remojo. Si los compráis deshidratados en aceite, no hace falta este paso.


2. Fileteamos el seitán intentando no romperlo (puede ser complicado). Hacer todas las láminas que podáis, luego aprovecháis las mejores. 



3. Poner un poco de aceite en una sartén y añadir la cebolla. Encender el fuego, primero fuego alto y luego bajo. No hace falta dorarla, solo que se vuelva un poco transparente. 



4. Cortar el queso vegano en lonchas finas.


5. Empezamos a montar los libritos. Empezamos con la primera capa de seitán.


6. Después ponemos un tomate seco.


7. Seguidamente una lonchita de queso (o dependiendo de lo grande que sea el seitán, pondremos más).


8. Lo cubrimos con otra lámina de seitán.


9. Le colocamos los palillos para cerrarlos bien. 


10. Lo rebozamos un poco con harina de espelta integral (o de la que más os guste).


11. Cuando la cebolla tenga este aspecto, la retiráis de la sartén y la reserváis para hacer la salsa. Utilizar la misma sartén para freír los libritos. 


12. Freímos el seitán, no necesita mucho tiempo ya que luego lo pondremos al horno a última hora para que se acabe de derretir el queso. Lo freímos hasta que esté hecho el rebozado.



13. Secamos el aceite extra y los reservamos en un plato mientras cocinamos los otros libritos. 


14. Después, los colocamos en bandejas para horno. Los ponemos en el horno a 150-180 grados durante unos 10-15 minutos para que se acaben de hacer. Los podéis comer calientes o fríos, como más os guste. 


15. Para la salsa, poner todos los ingredientes en una batidora de vaso o con la minipimer y triturar. Os recuerdo los ingredientes: la cebolla salteada, los dos tomates secos, 1 cucharada de vinagre de manzana, 1 cucharadita de ajo seco


Aquí tenéis el resultado, está delicioso ;)



Nai

sábado, 10 de agosto de 2019

Viaje Tailandia-Camboya, dia 12: Sihanoukville y de vuelta a Siem Reap



Miércoles 22 de agosto 2.018

Nos hemos levantado a las 7 de la mañana y he secado algo más mis bambas. Hemos preparado todo y a las 07:25 hemos cogido nuestro taxi que nos ha llevado al aeropuerto por 15$. El taxi nos lo pidió la mujer de nuestro hotel, que es alemana.


En 30 minutos hemos llegado al aeropuerto así que nos tocó una larga espera en el aeropuerto hasta que abrieran el check-in, a las 09:40h. El aeropuerto de Sihanoukville es un aeropuerto nuevo muy pequeño en el que sólo hay cuatro sillas y un bar con precios muy elevados para ser Camboya. Dos personas ocupaban todas las sillas así que fuimos al bar donde 500ml de agua cuestan 1$, un café 2,5$ y los batidos 3,5$. Realizamos el check-in y pasamos por los controles de seguridad.



La sala de espera es pequeñita. Arriba encontramos el restaurante Flight Club donde tienen precios decentes con opciones veganas y todo. Además, te dan wi-fi gratis y tienes vistas a la pista y los aviones (los pocos que hay). En 50 minutos aterrizamos en Siem Reap. El avión salió puntual.


Recogimos nuestro equipaje y el tuk tuk nos estaba esperando para llevarnos al Moon Flower Residence. Un hotelito muy mono y limpio cerca del centro, mejor situado que el otro en el que estuvimos ya que en cuestión de minutos caminando llegabas a los mercaditos.

Fuimos a comer a un restaurante vegano, el Green-Go, que se encuentra en el piso de arriba de otro restaurante. Es muy acogedor. Yo me pedí un amok de tofu y Alex una hamburguesa de jackfruit. Cuando pagamos nos dieron una tarjeta con un 10% de descuento para un spa vegano.





Fuimos y nos hicimos un masaje y yo también me hice un scrub en los pies. Antes pasamos por un supermercado donde compré galanga, citronella y cositas para Jonathan.


Tras el masaje continuamos caminando por los mercados de Siem Reap y ocasionalmente nos parábamos para tomar batidos. Es importante pedir los batidos sin azúcar y sin leche porque si no algo aparentemente tan saludable se puede convertir en un cóctel cargado de azúcares y cosas no saludables. Ponen hasta 5 cucharadas soperas de sirope de caramelo y después añaden algo más que no sé qué es. Aunque no pasa en todas las paraditas, no está de más pedir el batido junto a "no milk, no sugar, just fruit and ice" (no leche, no azúcar, solo fruta y hielo).


Volvimos al hotel para dejar nuestras compras y fuimos a cenar al Vive Café a las 19:30 (¡cierra a las 21h!) y después caminamos un poco más y fuimos a dormir al hotel.







Nai