sábado, 30 de junio de 2018

Las recetas de Nai: lasaña de calabacín vegana



Éste plato está muy rico, en serio, no va a defraudar a nadie. Lo he probado con carnívoros y les ha encantado. Parece complicado, pero lo único que requiere es tiempo, además, sale mucha cantidad :)
Para hacer la versión sin gluten, utilizar solo tempeh (en lugar de tempeh y seitán para el relleno), una leche sin gluten (por ejemplo, de arroz) y harina integral de trigo sarraceno.



Ingredientes:
-2 calabacines
-250gr de tempeh (si es de garbanzos, mejor)
-250gr de seitán. (Si sois celíacos, o queréis evitar el seitán, utilizar 500gr de tempeh).
- 6 champiñones
-2 zanahorias
-tiras pimiento rojo asado (o pimiento rojo crudo si no tenéis)
-1 cebolla
-3 o 4 tomates triturados en la batidora (o salsa de tomate de calidad)
-especias: cúrcuma, pimienta, albahaca seca, tomillo, nuez moscada
-aceite de oliva virgen extra
-salsa tamari
-queso vegano que se funda bien o almendras picadas con levadura nutricional


Para la bechamel (mejor que os sobre, que no que falte y tengáis que volver a hacer):
-350ml de leche de avena sin endulzar (si sois celíacos, de arroz)
-3 y media cucharadas de harina integral de espelta (si sois celíacos, de trigo sarraceno)
-aceite de oliva virgen extra
-nuez moscada al gusto (¡yo pongo mucha!)
-un chorrito de salsa tamari para que no esté tan dulce.

Elaboración de la receta:

En una sartén bastante grande, poner aceite de oliva y la cebolla cortada a cuadraditos junto a la cúrcuma y la pimienta negra. Ir troceando la zanahoria y los champiñones. Si no tenéis pimiento asado, cortar también el pimiento. Rallar el tempeh y el seitán. Cuando la cebolla esté dorada, añadir la zanahoria. 


Tras 4-5 minutos, añadir los champiñones y un poquito de salsa tamari. Añadir también tomillo y albahaca al gusto.


Cuando los champiñones se hayan encogido, tras unos 5-10 minutos, añadir el pimiento asado. Si no tenéis pimiento asado, añadir el pimiento al principio, junto a la zanahoria. Mezclar bien durante unos 5 minutos.




Añadir ahora el tempeh y el seitán rallado. Mezclar.

Triturar los tomates y ponerlo en la sartén, o poner la salsa de tomate. Dejamos fuego lento y vamos mezclando durante los siguientes pasos.


Mientras vais mezclando de vez en cuando y se continúa cocinando el relleno, podéis preparar la bechamel. En una olla, poner un poquito de aceite de oliva y cuando esté algo caliente añadir la harina integral, mezclar con una espátula de madera. Añadir un poco de leche vegetal y remover hasta que no queden grumos. Luego, verter el resto de la leche y rallar la nuez moscada al gusto. Ir mezclando a menudo. Estar atentos a que no se pegue…

Al mismo tiempo que cocinamos el relleno de la lasaña y la bechamel, podemos ir cortando los calabacines a lo largo. Yo utilicé una mandolina al grosor 4. Lo podéis hacer a mano, con un grosor de unos 3-4mm.


Cuando la bechamel rompa a hervir, vamos mezclando un poco, estando atentos a que no se pegue. Continuamos mezclando a fuego lento durante 3 o 4 minutos. Dejamos enfriar para que espese. Apagamos también el fuego de la sartén del relleno.

Cuando la bechamel se haya enfriado un poco y esté espesa, llega el momento de montar la lasaña. Cogemos una bandeja apta para horno. Primero ponemos una capa de calabacín laminado en la base de la bandeja, como si se tratara de las tradicionales placas de pasta, luego cubrimos la capa con el relleno de seitán y tempeh, después vertemos un poco de bechamel y la pincelamos con una lengua o espátula para que cubra todo el relleno, teniendo en cuenta que necesitaremos más bechamel para cubrir la siguiente capa y también la última. Repetimos todo este procedimiento una vez más (calabacín + relleno + bechamel) y por último ponemos otra capa de calabacín y añadimos el resto de la bechamel. Rallamos el queso vegano y lo añadimos por encima de la bechamel. Si no tenemos queso vegano, o no queremos utilizarlo, podemos picar un poco de almendras con levadura nutricional y ponerlo por encima como si se fuera parmesano.




Resumen por capas:
-Queso vegano / o almendras molidas y levadura nutricional
-Bechamel
-Calabacín
-Bechamel
-Relleno seitán/tempeh
-Calabacín
-Bechamel
-Relleno seitán/tempeh
-Calabacín


Ya tenemos la lasaña montada. Ahora es el momento de ponerla en el horno. Yo lo puse a 150 ventilado, durante unos 12 minutos, para que se deshiciera y se dorara el queso vegano porque en realidad la lasaña ya está hecha. Podéis servir caliente, pero se desmontará, si la dejáis enfriar un poco será más fácil de servir. Al día siguiente me la comí fría de la nevera y también estaba deliciosa, va a gustos.




¡A disfrutar!


La mandolina que he utilizado es ésta, la encontraréis en la web de Conasi. Os recuerdo que con el código promocional CNS-ELBLOGDENAI tendréis un 5% de descuento en todos los productos de la Cocina Conasi.

6 comentarios:

  1. ¿Te puedo dar otra opción para la bechamel? En vez de usar leche vegetal, yo uso caldo de verduras en su lugar. No queda dulzona y es una delicia. Ah, y cambiando las cantidades, poniendo menos caldo, se hace una bechamel para croquetas deliciosa. Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que bueno! gracias por la nueva opción! la probaré :) no acostumbro a tener caldo congelado pero quiero probar. Para las croquetas veganas, ¿me puedes dar más información por favor?

      Eliminar