domingo, 1 de julio de 2018

3 años sin quimio: No hay nada imposible para quien sabe esperar



¡Holaaaaa!
¿Cómo estáis? Yo tengo que admitir que estoy muy feliz, más que estoy, utilizaría la palabra SOY. Porque la felicidad no tiene que ser un estado momentáneo, sino que la tenemos que tener siempre dentro. Creo que es lo más importante en nuestras vidas. Muchas veces durante el día me pregunto si soy feliz, y mi respuesta es siempre sí. En caso de dudarlo, me fijo en lo que estoy haciendo y pienso que es lo que no me acaba de convencer para cambiarlo en el futuro e intentar hacer siempre cosas que me gusten y por lo tanto me permitan ser feliz.

Fin de año. Celebrando 15 años juntos.
El motivo de esta entrada en el blog queda claro, y es que hoy hace 3 años que realicé mi último ciclo de quimioterapia y creo que esto es un gran logro teniendo en cuenta el contexto en el que me encontraba. Por si no conocéis bien la historia, la voy a resumir muy brevemente.
En enero del 2012 me diagnosticaron cáncer de colon, me hicieron una colectomía total y realicé 8 ciclos de quimioterapia y 23 de radioterapia. En junio del 2014 en una revisión vieron que tenía metástasis en el peritoneo así que a finales de junio empecé una nueva quimioterapia. Estuve un año entero haciendo quimioterapias. Entre medio, hice un descanso para que me operaran. Debían realizarme la técnica de Sugarbaker, una operación llamada HIPEC en la que te abren la barriga, quitan todo lo que ven afectado y ponen quimioterapia caliente directamente en el tejido. Pero al abrir y ver lo que vieron, decidieron cerrar tal cual. Es una operación que se realiza en pocos hospitales y yo fui al mejor de España y quizás de Europa (me dijeron que eran uno de los tres mejores centros de Europa). Tras el “fracaso” de la operación me explicaron que me quedaban pocos meses de vida, dependiendo de cómo respondiera al tratamiento nuevo, entre unos 4-14 meses. Unos meses antes, en el momento que me dijeron que tenía metástasis, realicé un cambio radical en mi vida, que nunca significó un sacrificio para mí, sino una esperanza. Cambié mi alimentación hacia una dieta vegetariana, y luego vegana, de productos ecológicos, temporada y proximidad, evitando todo lo procesado. Esto es un resumen eh, muy muy resumen, pero es para poner rápidamente al día a los que me leáis por primera vez. Si queréis más detalles, los encontraréis en mi blog, dónde está todo explicado detalladamente.
En la Santa Cova, ayer

Por lo visto, y a día de hoy, puedo decir que todos aquellos cambios que hice para llevar una vida más saludable han sido acertados y es por ello que estoy aquí, escribiendo y compartiendo mi experiencia, para poder ayudar e inspirar a personas que se encuentren en una situación semejante, de la misma manera que Odile Fernández y su historia me inspiraron. No creo que se deban a milagros ya que muchas curaciones (aunque yo no esté curada, considero que no hacer quimioterapia y que en los tacs salga “sin signos de recidiva” es una gran cosa) de estas difíciles de explicar para la ciencia tienen cosas en común, aunque no idénticas ya que cada persona es diferente, tiene distintos gustos y distintas pasiones. Lo importante, es intentar entender para qué algo tan duro se ha puesto en el camino, no verlo como un castigo sino como una oportunidad para evolucionar o para intentar conectar mejor con nosotros y ofrecernos lo que realmente necesitamos, gustándonos a nosotros mismos sin miedo de fallar a los demás.

Con Odile en Biocultura <3

Tenemos que conocer y reconocer nuestros límites porque si no lo hacemos podríamos frustrarnos y no creo que con frustración en nuestro cuerpo sea posible ser felices. Pero conocer nuestros límites no es sinónimo de tirar la toalla a la primera de cambio, de no intentarlo hasta el último momento, ni realizar lo que nos sea más cómodo para no salir de nuestra zona de confort, o para no “sacrificarnos”. Si la vida nos pone dificultades en nuestro camino es porque somos capaces de superarlos y tenemos las herramientas para hacerlo, solo tenemos que entender cómo y tener paciencia, mucha paciencia, porque todo lo bueno suele tardar en llegar. Estos obstáculos son necesarios para crecer y evolucionar. Y creo que todo, tanto lo bueno como lo malo, llega en el momento en el que tiene que llegar. Así, es inútil perder el tiempo esperando a que llegue algo deseado, lo mejor es ir viviendo de manera feliz hasta que llegue en el momento menos esperado. Creo que esto es más o menos lo que me ha pasado a mí. No abandoné nunca, ni he abandonado, lo que entendí y entiendo que me beneficia, aunque no obtuve resultados hasta que pasó mucho tiempo, aprendí a vivir la vida día a día, sabiendo que en algún momento se terminaría. Pero cada vez me encontraba mejor, y han pasado los meses, y años, y todavía estoy aquí, mejor que nunca, con unas analíticas perfectas. Está claro que he pasado momentos malos y duros, pero basta con restar importancia a los malos y focalizar los buenos. Vivir sin colon tampoco es una tarea fácil, pero para que voy a estar quejándome si es lo que me ha devuelto la vida, mejor apreciar poder vivir, y olvidarse de las cosas que nos pueden atascar. La vida no es un problema para ser resuelto, es un misterio para ser vivido.


No somos los únicos que deberíamos reconocer nuestros límites, la medicina también lo debería hacer. No digo esto para que cesen las investigaciones, todo lo contrario, deben continuar, pero creo que deberían dejarse ayudar por otros métodos cuando no tienen la solución con la finalidad de ayudar al paciente a mejorar su bienestar. Exacto, hablo de la medicina integrativa, pues a mí me ha ayudado mucho, no solo la medicina integrativa (llamada pseudociéncia por los más incrédulos) sino muchos cambios en la manera de vivir el día a día, que tantos beneficios me han aportado. Tenemos que tener en cuenta que para obtener un resultado distinto debemos cambiar ya que, sin cambios, no van a haber resultados distintos.

Ayer en Montserrat
Hacía tiempo que no escribía porque he preferido centrarme en finalizar el libro… (vale, desde mayo que no lo toco…) pero prometo que en dos o tres semanas lo tendré acabado, solo necesito tiempo e inspiración. Además, he tenido trabajos y exámenes con lo que he estado algo liada. Y bueno, las recetas y directos de Facebook también requieren su tiempo.  Y también me he centrado en hacer lo que me hace sentir bien: pasear los perros, yoga, lectura…




Desde diciembre que escribí por última vez una entrada de este tipo, solo me han ingresado una vez, a causa de una deshidratación (lo de siempre). Pasé una noche ingresada y al día siguiente ya me dejaron ir a casa. Luego, después del último TAC tuve una pequeña reacción y fui a urgencias, por suerte todo se quedó en un susto, pues al cabo de unas horas me fui para casa. Sinceramente, tiene algo que ver con los nervios que paso al realizarme el TAC. Esta vez, acudí sola a la prueba porque Alex ha empezado a trabajar y decidí ir sola. Parecía que lo tenía todo bajo control hasta que me senté en la sala de espera y me di cuenta que estaba sola por primera vez. Empecé a llorar y fui corriendo a buscar a Gloria, pero no la encontré. Había quedado con ella para que me acompañara, pero estaba ocupada. Volví a la salita de espera y me llamaron. Por primera vez iba a hacerme el TAC sola. El chico me vio llorar y me dijo que estuviera tranquila, que la prueba no hacía daño. Yo lloraba y no podía contestarle. En cuanto pude, le dije que llamara a Gloria, pero él no sabía quién era si no le decía el apellido. Insistió en que la prueba era un momentito, por fin pude decirle que ya lo sabía, que llevaba muchos TACs acumulados. Le rogué que esperara unos minutos para ver si conseguía contactar con Gloria, y lo logré. Rápidamente llegó y me acompañó durante la prueba. Todo fue muy rápido. Estaba bastante confiada en que iría bien pero claro, siempre tienes algo de incertidumbre y miedo. El resultado fue bueno, tanto de tac como de las analíticas. El tac continúa diciendo “sin signos de recidiva”.

Y ya han pasado 43 meses (si no me equivoco con los cálculos) desde que aquel cirujano me dio entre 4 o 14 meses de vida. Aunque la medicina no lo sepa explicar, aquí estoy. Lo triste es que mi caso no está, por lo visto, en sus porcentajes. Y creo que es un error. Al cirujano que no pude operarme y me dijo lo de los meses, le pregunté: “Y, cuándo cierres a alguien tal y cómo hiciste a mí, le explicarás que una chica continúa viva y han pasado tres años?”. Su respuesta fue “No, porque no es lo normal”. Creo que es un error, pues, aunque no sea normal, puede dar esperanzas al paciente. Si ya hay diferencia en “el 50% vive” o “el 50% muere”, imaginaros si a alguien le dices: “es un caso raro, pero hay una paciente que continúa viva”. Bueno, yo veo bien que lo cuente, pero no va a ser así.
En la Mola

Y recordad, cuando escogéis un camino, lo tenéis que seguir con determinación, sin dudas, sin atender lo que digan los demás, aprender a escucharos a vosotros mismos, sin miedos, con fe y esperanza. Vivir el momento presente, el ahora, sin esperar a que llegue el futuro deseando algo mejor. Dejaros guiar por vuestro instinto.

Después de la carrera de Brno


Por cierto, Alex vuelve a correr, así que ya sabéis, este domingo 8 de julio a las 11:30 mirar la carrera de World Supersport en Teledeporte :-P. Lleva una Honda y luchar contra las Yamahas es algo complicado, y más, sin haber tocado una moto desde octubre del año pasado, pero bueno, se está entrenando mucho para hacerlo lo mejor posible. Y yo súper contenta porque puedo pasar más tiempo con Sol y con gente del paddock que había echado de menos.
Y hablando de Sol, le dedico ésta entrada. No la entrada en sí, pero el significado que tiene. Porque finalizar mi última quimio el día del cumpleaños de tu mejor amiga no creo que sea casualidad. ¡FELICIDADES GUAPÍSIMA! (no es porque sea mi mejor amiga, pero es que es muy guapa jiji) nos vemos el Martes en Misano <3




Alcanzando lo que para algunos es inalcanzable Si no los puedes convencer, trata de confundirlos. Y recuerda que no hay objetivos imposibles sino personas que se cansan antes de lograrlos.

Ayer en Montserrat

Un poco de fotos de estos meses antes de terminar la entrada <3


Con mis amigas del cole celebrando el cumple de Mariona


Y aquí el de Llúcia
El huerto urbano que me ha hecho Alex <3
Kombuchaaaaa
Con Sol en una viaje relámpago a Valencia
Con Alex y Sol en Valencia
Alex durmiendo con Bongo y Kiro
Algas de Porto Muiños ñaaaam ñaaaam
Con Alex en el circuito de Valencia

Con May

Con Sol, Silvia y May
Con Silvia, Alex y Sol en las gradas viendo la carrera de Xavi petit.

En Motorland con Lorenzo ;)
Celebrando mi 32º cumpleaños, me hago viejaaaa

Bongo con la alcaldesa de Sant Quirze, ganó un concurso :)

Así amanecí, estaban cubiertos, les quité la manta para que se pudiera ver la cama que ocupan, mi sitio era lo que hay entre las patitas de Kiro y el borde de la cama...

Con Bongo y Kiro un día que nevó


Espero que os haya gustado la entrada <3
Comentar!!!!! :) A ver si he estado a la altura de lo que el momento se merece...no estoy convencida.



Nai <3

7 comentarios:

  1. Mi tieta me ha mandado esto para que lo ponga xk no consigue comentar:

    Se nota que tu no solo eres feliz, porque tu felicidad se contagia haciendo felices a todas las personas de tu entorno. siempre estas a la altura de lo que el momento se merece porque no tienes liston que te marque a donde tienes que llegar,
    Un beao de tu unica insuperable e inimitable tieta (la original)

    ResponderEliminar
  2. Me alegro mucho de que vienes tú experiencia, es una esperanza para gente que pasa por lo que tú pasaste y nos ayudas a los demás a llevar una dieta sana y estilo de vida saludable.

    ResponderEliminar
  3. Me encantas,trasmites tanta esperanza! ¿Tu sabrías decirme cómo se debe tomar el caldo Mariano para combatir un cáncer de colon como el tuyo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola A.p.m supongo que te refieres a cardo mariano. Yo tomo/tomaba pastillas para depurar el higado cada 3 o 4 meses, pero no para combatir el cáncer ;) si no me equivoco eran de la casa solaray, pregunta en un herbolario a ver si te pueden indicar la dosis y cuando tomarlo y todo ;) dime si te he solucionado las dudas, esto es lo que hago to pero ya sabes que cada persona es diferente ;)

      Eliminar
  4. !
    Acabo de descubrir tu blog buscando información sobre la Artemisia Annua conta el cancer (que si bien he comprendido tú no llegaste a tomar). Gracias por dar esperanza a aquellos a los que los médicos no se la dan. Es muy duro escuchar que nunca te vas a curar y que tus metástasis y la quimio te acompañarán por el resto de tus días (días que además te vaticinan como pocos).
    Conocer tu historia es pura inspiración y chute de energía positiva, Gracias !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Meri!!!! pues al final no la he tomado porque me dijeron que era tan amarga...ahahahahaha que le cogí miedo, pero la tengo y algún día la voy a probar eh! Gracias por comentar mi blog y por tus palabras :) por que quieres tomar Artemisia Annua? La has probado? Es tan amarga como dicen????

      Núria

      Eliminar