miércoles, 26 de junio de 2019

¿Volvió el cáncer? (Parte 3 de 5)

Durante la preparación para el PET TAC en el Parc Taulí

Pues en el TAC del 30 de enero, lo que fuera que tuviera en la barriga había crecido. Parecía que Jordi tenía razón, pero yo continuaba pensando en que sería otra cosa. Tenía un mes para prepararme para el PET TAC, creía que lo podría hacer bien. Continuaba con dos extractos de verdura a diario, ensaladas, sopas de miso, verduras de temporada… Hasta que empezaron mis visitas a urgencias.

Durante mi primer ingreso en urgencias

Alex estaba en Malasia así que Bongo, Kiro y yo nos habíamos trasladado a casa de mis padres desde hacía tres días. Llegué a casa a la hora de cenar, pero no tenía hambre así que me tumbé en el sofá. Me encontraba mal. Fui a ducharme y luego a la cama, sin cenar. Poco antes de las 12 vomité por primera vez. Pasados unos 45 minutos, otra, y luego, otra. Decidí ir a urgencias, por si me deshidrataba. Y porque no me encontraba bien. Mi madre me llevó a urgencias. Mientras no me atendían me tumbé en dos sillas y apoyé la cabeza en las piernas de mi madre. Me llamaron y rápidamente me tumbaron en una camilla. Estaba fuera, en el pasillo. No recuerdo muy bien como fue todo, pero vino una chica que por lo que me dijo, intuí que me conocía bien y que quizás formaba parte del equipo de Francesc. Yo solo recuerdo que era muy guapa y amable. Ahora ya sé de quién se trata, es Mary y creo que la puedo considerar una buena amiga, pero bueno, ya aparecerá en las próximas entradas.



En resumen, el 8 de febrero de madrugada fui al hospital. Había vomitado 3 veces en casa, si no recuerdo mal. Y la ileo no me funcionaba desde hacía unas horas. Estuve en urgencias hasta el sábado, que me trasladaron a planta. En principio Jordi pidió que no me ingresaran, que me dieran fortecortin a ver si empezaba a funcionar la ileo. Pero me ingresaron, y los oncólogos hasta el lunes no visitan así que me quedé ingresada hasta el lunes. El sábado tenía una habitación para mí, ya tenía muchas visitas y Marta había decidido quedarse a dormir conmigo, como en los viejos tiempos de cirugías, los sábados le tocaba a ella. 

Después de estar en urgencias sin ventanas desde la noche del jueves al viernes, valoré volver a ver el cielo :)

Mi primera comida después de de casi dos dias sin comer

Sobre las 11 trajeron a una compañera. Los camilleros dijeron: “esta mujer no se callará hasta mañana”. Creía que bromeaban. Pero no, no se calló en toda la noche. Pobre mujer, tenía alzheimer. Así que, durante toda la noche, y digo TODA la noche, fue repitiendo el mismo disco. ¿Dónde están mis zapatillas?, ¿me habéis robado mis zapatillas?, ¿dónde está el balcón, que me tiro?, llamaba a su hija y a su marido, ¡Me tengo que ir, me he descuidado el fuego abierto!, “Sácame que aquí”…y más frases por el estilo. Toda la noche, en el mismo orden. No había manera de dormir y yo necesitaba descansar. Las enfermeras le dieron algo para que durmiera…pero no funcionó. Le pedimos a las enfermeras que nos dieran la pastilla para dormir a nosotras, a ver si lo conseguíamos, pero no coló. Resultado, no dormí en toda la noche. Hasta llegué a pedir si me podían poner en el pasillo… Eso sí, la señora, a las 9 de la mañana se calló. Parecía un sueño…hasta que cinco minutos más tarde comenzó a roncar.

Meri, Borja y Marta

Jonathan y Maria

Vino una enfermera y le pedí por favor que me cambiara de habitación, que necesitaba descansar. Pudieron ponerme en otra habitación con una mujer. Tenía bastantes visitas, pero yo estaba tan cansada que me dormí y no me enteré. Luego, cuando me levanté, tuve que hacer unos exámenes y redacciones (que conllevaba mirar videos y leer artículos) para el curso que estoy haciendo de plant-based nutrition de la Universidad de Cornell.

Con Adri y Iris

Nojo
El lunes me trajeron pan blanco, miel y azúcar para desayunar. Estaba indignada. Justo entró Mary y me dijo, “Núria, pero que haces aquí?”, le dije que no lo sabía pero que hacía dos días que me encontraba bien. Mary fue a hablar con una oncóloga para que me diera el alta. Le dije a Mary que como podían darme pan blanco, azúcar y miel para desayunar, que eso no me podía ir bien, y menos, teniendo un PET TAC a la vista.

El desayuno ;(

Volví a casa de mis padres. Alex volvió de Malasia, pero no dormía en casa porque tenía el Training Camp. Dormía en Montmeló.

Frutas, verduras y dátiles que me trajo Alex

Alex en KL

Meri y yo participamos a un sorteo para una cena de San Valentín en el restaurante 2Y. Y le tocó. Decidimos ir el 14 de febrero. Yo no me encontraba bien y no tenía ni hambre, pero como ya habíamos reservado no podíamos decir que no. Fui en coche hasta Barcelona, con un gran dolor de barriga y la ileo sin funcionar. La comida me estaba sintiendo fatal, pero continué comiendo. Para volver no sé ni como llegué a casa, tenía un dolor de barriga insoportable y muy agudo. 

San Valentín con Meri

Llegué a casa y me duché. Le dije a mi madre que seguramente aquella noche acabaríamos en urgencias y le pedí que fuera a buscarme el fortecortín a mi casa. Me lo tomé, pero la ileo continuaba sin funcionar.

Tenía muchas náuseas y terminé vomitando. Sobre las 4 o las 5 de la madrugada le dije a mi madre que me llevara a urgencias. Me atendieron rápidamente. El viernes a las 15h me empezaron a dar agua, y a las 20h la ileo empezó a funcionar otra vez. El sábado me dieron el alta.

En urgencias


Ya en casa de mis padres con mis bebitos

Me llamaron del Parc Taulí para decirme que el 25 de febrero me realizarían el PET TAC a las 11 de la mañana. Intenté prepararme lo mejor posible, pero era muy difícil. Lo que mejor me sentaban eran las patatas, el pan, las sopas de miso y las cremas de verduras…eso sí, los dos extractos de verduras no me faltaron nunca. Empecé una novedad: los zumos de apio. Sólo apio. Primero hacía un zumo de apio en ayunas y luego uno de verduras, y normalmente a la tarde otro de verduras. El día antes del PET TAC celebramos el cumple de mi padre en familia. Había cheese cake vegano de postre, pero yo no me lo comí. Lo dejé para después del PET TAC.

Antes del PET TAC fuimos a la Santa Cova, en Montserrat

El cumple de mi padre, con Bongo y Kiro observando el pastel

Llegó la prueba temida. Fuimos al Parc Taulí, donde hacen las pruebas radiológicas. Pero era muy distinto a la Teknon. Mucho mejor, vamos. Me pusieron en una habitación, yo llevaba un libro para leer. La enfermera, muy amable, me puso la vía y medicación. Tenía que estar muy quieta y sin tensar. Luego, me hizo beber unos vasos. Todo mucho más tranquilo que en el 2014. Me había visualizado tranquila, durante la prueba. Al cabo de unas horas me tocaba. Me realizaron el PET TAC. El líquido de contraste dolió un poco, al entrar. Mientras estaba en la máquina, y como llevaba repitiéndome durante mis meditaciones durante todo el mes, me decía: “te has reducido y eres inofensivo, te has reducido y eres inofensivo”. Terminó la prueba, me vestí y allí empezó el estrés. Me dijeron que se tenían que mirar la prueba y decidir si me la volvían a repetir a las 16, después de comer. Yo ya me temía lo peor. Decían que solía pasar, pero yo no sabía que pensar. Estábamos en la sala de espera, Alex y yo. Pasados unos minutos, salió la enfermera para decirme que tenía que volver para repetir la prueba. Me dijo que no me preocupara, que fuera a casa, comiera, y volviera.

En el Parc Taulí esperando a hacer el PET TAC

La moreneta que me dejó Jonathan

Fui a casa y comí rápidamente. Alda estaba en la UAB porque su gato, Jack, estaba muy mal. Lo había intentado todo, pero no había funcionado, así que tenía que tomar, seguramente, la decisión más difícil de su vida. Estaba sola y le dije que la acompañaría. Cogí mi moto y fui hacia allí. Fuimos a visitar a Jack, vino la veterinaria para contarle a Alda como estaban las cosas así que de manera muy valiente y sabiendo que lo había intentado todo por él, tomó la decisión. Yo estuve con ella, pero no podía mirar nada, pues todo me recordaba demasiado a lo que me pasó con Homer. Estuve con ella hasta las 15:45, pues tuve que volver al hospital. El viernes 1 de marzo tenía la visita con Jordi.
Jordi me dijo que estaba contento. Que en el PET TAC se observaba que sí que era un tumor y que había cositas que ya estaban en el 2014 pero que no me habían molestado hasta la fecha, y, por lo tanto, no tenían porque hacerlo.

¿Y por qué estaba contento? Os debéis estar preguntando. Como yo aquel día. Pues me dijo que nunca había querido hacerme un PET TAC, y que en el PET TAC se ve todo, y también partes del cuerpo que con el TAC no habían mirado. Y tenía todo limpio. Me dijo que el esperaba encontrarse cosas en otros sitios. Me quedé flipando, yo nunca lo hubiera pensado. Pero me dijo que ahora tenía el cuadro de la situación y que estaba mucho más tranquilo.

CONCLUSIÓN PET TAC:
Asa de la ileostomía con una imagen hipermetabólica inespecífica. Masa hipermetabólica peritoneal en la FID (59x71 mm SUV max: 4.71 g/ml), que se corresponde con un implante peritoneal que ha crecido respeto a los previos.
Se visualizan otros nódulos hipermetabólicos al peritoneo pélvico, siguiendo el reservorio intestinal, i que probablemente también corresponden a carcinomatosis peritoneal.
Conclusión: Carcinomatosis peritoneal con un implante voluminoso en FID y probablemente pequeños nódulos en la pelvis. Muñón rectal con aumento del metabolismo, del que no permite descartar recidiva local. Se recomienda exploración dirigida. Lesión quística anexial izquierda ya conocida.

Le pregunté a Jordi si pedirle un mes era una locura. Y me preguntó para qué. Yo le dije que quería cuidar mi alimentación (en febrero con el tema oclusiones y tal no pude), meditar, visualizar y desestresarme. Ya sabía a lo que me enfrentaba. La confirmación me fue mejor que la duda, la verdad, para tener claro mi objetivo. Me dijo que sí. Y le dije que me podía hacer un TAC después de mi cumpleaños y ver si había crecido. Si crecía y continuaba provocándome dolor, pues valoraría la opción de hacer tratamiento.

¿A qué te refieres con tratamiento? – Preguntó Jordi. Le contesté que a pesar de odiar la quimioterapia y no gustarme la idea de tener que volver a hacerla, si no podía por mis medios y eso continuaba creciendo y molestándome, y tenía que ingresar por oclusión intestinal cada dos semanas, tenía sentido común. Se había descartado la cirugía y por lo tanto, la quimio era lo único que me quedaba si lo que había hecho hasta ahora no funcionaba. Me dio visita con él el 12 de abril, y me dijo que me llamarían para hacerme el TAC después de mi cumpleaños.

Lo de hacer quimioterapia no me gustaba nada, pero tenía que aceptar la idea y usar el sentido común, si la situación empeoraba. Mi último ciclo de quimioterapia había sido el 1 de julio del 2015. Por otra banda, no vi a Jordi muy apresurado en iniciar el tratamiento, le llegué a decir que lo podía empezar antes de semana santa, y el dijo, no, si hace falta, también puede ser después.

Ensalada, sopa de miso, aceitunas, algas, broccoli con tempeh...

Zumos, zumos y más zumos

Albert vino a visitarme cuando me dieron el alta y conoció a Bongo y Kiro

Comida del hospital...ponía vegano pero había claras de huevo (sólo clara) que se comió Borja xD

Y otra comida del hospi

Glamour hospitalario XD

Nai 


7 comentarios:

  1. En cada entrada transmites esa valentia y entereza que tanto te caracteriza,nunca has dejado de luchar ni dejes de hacerlo. Un fuerte abrazo y mucha luz de energia positiva❤

    ResponderEliminar
  2. Que fuerza tienes! Eres todo un ejemplo. Gracias por contarnos tu historia!

    ResponderEliminar
  3. abans que men oblidi hem de recordar el gran moment de motocross estil Nai del 25/02, em vas alegrar per uns moments.
    Gràcies per ser així com ets i per estar al meu costat quan m'ha calgut. T'estimo molt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahahahahaa això que es quedi aquí per recordar-ho 😁😁😁😁😁😁

      Eliminar
  4. home ha passat a la historia, em fa somriure malgrat tot ��

    ResponderEliminar