jueves, 25 de julio de 2019

Viaje Tailandia-Cambodia, dia 9: Koh Rong Samloem




19 agosto 2018

Nos levantamos, desayunamos y decidimos ir al Sun Boo para ver si podíamos cancelar las dos noches porque allí no había nada que hacer, aunque tuviéramos que pagar algo más, queríamos ir a la otra parte de la isla. El propietario nos las canceló sin cobrarnos nada, ni siquiera la primera noche. Así que cogimos nuestras cosas y realizamos el camino de vuelta a Sarracen Bay a través de la jungla, otra vez todos sudados.



Al llegar a Sarracen Bay fuimos preguntando a todos los resorts cuánto costaba el alojamiento. Al final nos quedamos con el Sweet Dreams Samloem. Nos pidieron 55$ por noche con desayuno incluido, pero le dije que no queríamos desayuno porque éramos veganos y nos lo dejaron por 50$.
¡Por fin! Teníamos agua caliente, aire acondicionado… ¡Buah! Y otro front beach.



Nos duchamos, lavamos la ropa que utilizamos durante el trayecto de Sunset Beach a Sarracen Bay y nos fuimos a la playa. Paseamos por la bahía y Alex se paró para comer en Leng Meng Beach Restaurant. Es un restaurante de unos bungalows donde tienen 10 gatos, 4 perros (incluido un Golden que ama bañarse), patos y gallinas.





Después volvimos al Sweet Dreams y nos bañamos en la playa mientras esperábamos la barquita del hotel para ir a recuperar nuestras maletas. Finalmente llegó y fuimos al The Dive Shop. Cuando estábamos llegando empezó a llover a saco. Fuimos a repararnos, nos miramos, yo me quité el vestido, Alex la camiseta y decidimos ir corriendo a bañarnos mientras llovía. El agua estaba súper caliente, pero de repente paró de llover, así que me dirigí al lugar donde había dejado las maletas el día anterior… ¡Y allí estaban! Mientras me las daba se fue la luz y el chico se fue a solucionarlo. Empezó a llover muchísimo nuevamente durante unos minutos. Volvió el chico y le pagamos 2$ por habernos guardado las maletas.



Nos fuimos y… ¡Volvió a llover! Cuando paró fuimos con las maletas hacia el barquito y al subir… ¡otra vez, lluvia! Tapamos mi maleta de mano con una bolsa de plástico, la grande era de plástico así que si se mojaba no ocurría nada. Mientras llovía yo me quedé en el barquito porque iba en bañador y tampoco pasaba nada. No se veía nada. Cuando aflojó, Alex y el conductor vinieron y fuimos de vuelta al hotel, llovía, pero menos intensamente. Cogimos las maletas y fuimos hacia nuestra habitación. Nos duchamos con agua caliente y abrí las dos maletas para comprobar que no se hubiera mojado nada. La grande estaba bien, pero la pequeña no. Tuve que vaciarlo todo porque estaba todo mojado, lo tendí fuera para ver si se secaba (con la humedad, no era tarea fácil). Organicé todas las maletas y pusimos algo de orden en la habitación.




Después, volvimos a cenar al Leng Meng Beach Restaurant. Comí un curry verde y Alex unos noodles con caldo y tempura de patatas…ñam ñam. Después fuimos a dormir. Fuera continuaba lloviendo y caían muchos relámpagos.




Nai 

No hay comentarios:

Publicar un comentario