sábado, 3 de agosto de 2019

Viaje Tailandia-Camboya, día 11: Koh Rong Samloem y Sihanoukville

La piscina del Sunset Lounge fue sin duda lo mejor de Sihanoukville, nunca me ha costado tanto elegir una foto principal para la entrada


Martes 21 agosto 2018

Nos hemos levantado a las 8:15 con la intención de ir a la playa, pero llovía... Así que nos hemos quedado en la cama con las ventanas abiertas observando el paisaje. Hemos preparado el equipaje y hemos "intentado" lavar las bambas que estaban llenas de barro de la selva. Hemos ido al restaurante a desayunar mientras esperábamos que la barquita nos llevara al puerto donde sale la speedboat a Sihanoukville.





Salimos a las 12.22. Primero fuimos a M'Pay Bay y después hacia Sihanoukville. Nos quedamos sorprendidos porque no nos dejaron en Serendipity Pier, sino en el puerto de Sihanoukville, bastante alejado. Pregunté a las otras personas si habían cogido el barco desde ese lugar y me dijeron que sí. Luego, pregunté al hombre del barco porque no habíamos ido al Serendipity Pier, pero todos los turistas empezaron a coger tuk tuks y para no quedarnos solos nos juntamos con dos holandeses para compartir el tuk tuk. A ellos les dejaron en Serendipity Pier por 2$ cada uno, y a nosotros nos cobraron 3$ por persona para dejarnos en nuestro hotel, el Sunset Lounge.


El puerto era algo horroroso y el trayecto por la ciudad fue más de lo mismo. Estaba todo lleno de escombros y basura. Llegamos al hotel que, afortunadamente, estaba bien y pedimos un tuk tuk que nos llevara al Serendipity Pier, dónde, en teoría, había un restaurante vegano llamado Dao of Life, justo arriba del Yasmine. Pero estaba cerrado. Una lástima porque tenía muy buena pinta. Los dueños del Yasmine, que son turcos, me dijeron que podían hacernos hummus, baba ganoush y falafels. Una buena opción ya que no comíamos legumbres desde que estuvimos en Bangkok y de aquello había pasado casi una semana. El tuk tuk nos cobró 3$ por el trayecto, por cierto. Para volver al hotel los tuk tuks nos querían cobrar más, pero al final lo conseguimos por 3$ los dos.



Llegamos al hotel, nos pusimos los trajes de baño y disfrutamos del sol y de la piscina toda la tarde. Alex se hizo un masaje. A las 19 fuimos a la habitación para intentar secar las bambas que todavía estaban muy, pero que muy húmedas.


Fuimos a cenar al restaurante del hotel. Pregunté si podían hacerme baby bok choys con ajo y chili, que no estaba en la carta, y me lo cocinaron. Fuimos a dormir sobre las 21 (la cocina cerraba a las 20).







Nai

No hay comentarios:

Publicar un comentario