viernes, 17 de abril de 2020

Las recetas de Nai: Ensalada fría de patatas



¡Hola! ¿Cómo estáis?

Nosotros continuamos bien, confinados en casa. Disfrutando de tener tiempo para todo y que todavía te sobre. Creo que he estado más tiempo en el sofá durante un día de confinamiento que todas las horas sumadas desde que lo compramos hace 5 años. 

Pero no me gusta tener que estar confinada porque otros están con Coronavirus y otros trabajando para podernos ayudar. Preferiría poder decidir yo cada día, libremente, pues hoy me quedo en casa. 

Esta receta me ha encantado, en serio, la hice justo ayer y por eso se la voy a dedicar a un gran amigo de mis padres, Pascual, y a su mujer. Pascual se encontraba en la UCI desde hace días y ayer mi padre me comunicó que había muerto. Creíamos que lo iba a superar porque parecía que estaba mejorando, pero esta vida es impredecible. Así que, para ti, Pascual, allí donde estés. Me gustaría explicar que Pascual y su mujer fueron los que me dieron en 2012 unas fotocopias sobre la dieta Budwig, como explicaré en mi libro, al leerlas, vi que las enfermedades podían estar causadas por la alimentación, pero yo no me lo creí. Supongo que no estaba preparado para entenderlo o simplemente no era mi momento. En 2014, me contaron cosas naturales que podía hacer y obviamente, mejoraron mi situación. Así que muchas gracias. 
Pues nada, sobre esta receta, explicaros que podéis añadir aceitunas, alcaparras u otras hortalizas. Y recordad el aliño siempre a vuestro gusto. 


INGREDIENTES: 
-6 patatas medianas (yo tenía tres grandes y tres pequeñas)
-2 pimientos verdes (los míos eran pequeñitos)
-1 tomate de ensalada
-1/2 pimiento rojo (el mío era grande)
-1 cuarto de cebolla (la mía era grande)
- Sal rosa del Himalaya o sal marina
-Pimienta negra recién molida
-Aceite de oliva virgen extra
-Vinagre de vino tinto
-cebollino y perejil fresco

Opcional: Sal Kala Namak o sal negra del Himalaya


PROCEDIMIENTO: 
1. Limpiamos bien la piel de la patata con un cepillo. En una olla ponemos agua a hervir y cuando rompa a hervir metemos las patatas. Tapamos. Vamos controlando hasta que estén cocinadas. Como las mías eran de distintos tamaños fui controlando y primero quité las pequeñas. 

2. Colocamos las patatas en un plato o un escurridor y dejamos escurrir. La cocción de las patatas las podemos hacer el día anterior o previamente, así, cuando empecemos a preparar la receta ya estarán frías. 

3. Mientras enfrían las patatas, podéis preparar los vegetales. En mi caso ya tenía las patatas peladas y cortadas porque las cociné por la mañana. 

4. Lavamos bien con un cepillo todas las hortalizas. 


5. Cuando se hayan enfriado las patatas, las pelamos y las cortamos a cuadrados. 


6. Cortamos las hortalizas al gusto, En mi caso, los pimientos a cuadrados muy pequeñitos, el tomate a gajos delgados y la cebolla a media luna y la media luna cortada por la mitad. 



7. Cogemos la fuente donde serviremos la ensalada. Como no quería que se chafaran, en lugar de un bol opté por una fuente de horno rectangular para que fuera más fácil mezclar todos los ingredientes. 

8. Primero coloqué los pimientos y la cebolla.


9. Salpimenté y aliñé con aceite y vinagre de vino tinto. Es mejor no pasarse y luego ir añadiendo hasta encontrar el punto de vinagre y de sal que os guste. Pero ya veréis que cada vez que añado un ingrediente en la ensalada vuelvo a repetir este paso. 


10. Ahora toca añadir los tomates, seguidamente, un poco más de aceite y vinagre de vino tinto algo más generosamente, pero sin pasarse, repito, mejor corregir al final que no pasarse. Salpimentar y mezclar. 



11. Por último, añadiremos las patatas, salpimentaremos y verteremos algo más de aceite y vinagre. El gusto del vinagre se tiene que notar, es la gracia de esta ensalada. 


12. Mezclamos y dejamos reposar. Al cabo de unos minutos, podemos probar la ensalada para ver si tenemos que rectificar el aliño. Ajustar a vuestro gusto, a mí me gusta con bastante vinagre. 


13. Picamos un poco de cebollino y perejil. Lo espolvoreamos por encima de nuestra ensalada. Dejamos que todo repose. Podemos ponerlo también en la nevera antes de servir.


Y aquí tenéis el plato: 








No hay comentarios:

Publicar un comentario