domingo, 24 de marzo de 2019

Viaje Tailandia - Camboya, Día 6: Nos vamos a Koh Rong



Cuando me levanté controlé en la web del aeropuerto si nuestro vuelo salía puntual y me llevé una nueva sorpresa camboyana: no estaba en la lista de vuelos de salida. Empecé a estresarme hasta el punto que le dije a Alex que quería volver a Tailandia cansada de las “estafas” y “malas bromas” que Siem Reap me estaba haciendo.

Fuimos a desayunar (nos prepararon arroz con verduras) y pedimos a la mujer que llamara al aeropuerto para preguntar si nuestro vuelo existía e iba a Sihanoukville. Había un vuelo que tenía el mismo número que el nuestro pero su destinación era Phon Nehm, la capital del país. La chica nos dijo que si que iban a realizar nuestro vuelo pero que lo habían adelantado cinco minutos y nos dijo que teníamos que estar en el aeropuerto 2 horas antes para hacer el check-in.


El tuktuk nos llevó a cambiar dinero (en Koh Rong no hay cajeros, y en muy pocos hoteles aceptan la tarjeta de crédito). Luego, fuimos al aeropuerto, como nos pidieron, nos presentamos al check-in dos horas antes de la salida de nuestro vuelo. Facturamos y al pasar los controles de seguridad no me dejaron entrar unas tijeras pequeñas(las necesito para los medicamentos y otras curas, así que son esenciales para mí). Siempre llevo dos por si sucede un contratiempo, nunca me habían puesto problemas, pero en aquel aeropuerto me dijeron que las tenía que facturar y tenía que volver a pedir mis maletas para ponerlas en mi equipaje. Fuimos a la cola de facturación y pregunté a una pareja si podían hacerme el favor de ponerlas en su maleta y dármelas cuando recogiéramos nuestro equipaje en Sihanoukville. Por suerte, aceptaron. Era una pareja de Roma.




Al llegar a Sihanoukville a las 14:15 (nuestro vuelo salió a las 13:25), me devolvieron las tijeras y nos preguntaron si queríamos compartir taxi para ir a Sihanoukville, justo lo que queríamos preguntarles nosotros.  Por internet, había leído muchas cosas sobre el transporte del aeropuerto hasta el puerto donde coges la barca a Koh Rong, una vez más, eran erróneas. En la salida de las llegadas hay unas taquillas a mano derecha. Todas las compañías valen lo mismo: 20$, independientemente de las personas que suban al taxi. Así que nos costó a 5$ por persona.


En una hora llegas a Sihanoukville. Si no tienes billete se para en un sitio donde los venden. Nosotros lo habíamos adquirido en una agencia de viajes de Siem Reap la noche anterior. El coche nos dejó donde empieza la calle que nos lleva al puerto. Bajando, antes de llegar a la playa-puerto, a mano izquierda, está la oficina de Buva Sea. Eran las 15:30. La dependienta nos preguntó cuánto habíamos pagado por el billete (acostumbran a timar e aumentar el precio real) y le dijimos que 25$ por persona ida y vuelta. Dijo que era el precio correcto. Dejamos nuestras maletas y fuimos a tomar un batido a una bar de por ahí. La ciudad no es bonita, para que engañarnos. Los chinos están construyendo muchos casinos y otros edificios y el taxista nos explicó que los camboyanos están muy enfadados.


A las 17h subimos a la speed boat de Buva Sea pero no salimos de allí hasta las 17:18. A las 17:50 llegamos a Sarracen Bay, en Koh Rong Sanloem. Después la barca se detuvo en M’Pay Bay, eran las 18:07. El chico que tenía que bajar en aquella parada se dio cuenta que no estaba su equipaje así que volvimos. Yo me había fijado que maletas habían dejado en Sarracen Bay (en mi maleta tenía mi ordenador con el libro que estaba escribiendo así que no podía perderla) y le pregunté al chico, que era francés, cómo era su maleta. Me la describió y le dije que estaba casi segura de que la habían dejado en Sarracen Bay, así que volvimos para allá. Efectivamente, se encontraba allí.  Después de las dos paradas en Sarracen Bay, dejamos la isla de Koh Rong Sanloem y nos fuimos hacia Koh Rong. Primero se paró en Koh Toch y después en Long Set Beach 4k, tardó unos 5 minutos de un lugar al otro. Llegamos a Long Set 4k a las 18.50, pero normalmente no se tarda tanto.


Por suerte, la parada de Long Set Beach estaba al lado de nuestro hotel. El barco continuó su recorrido. Éramos unos 8 turistas, los otros eran camboyanos. Uno de ellos, transportaba un gallo y una gallina (como veréis en la siguiente foto).


Dejamos nuestro equipaje y fuimos a cenar. El restaurante lo cierran a las 21:30. Aquel día solo habíamos comido el desayuno del hotel de Siem Reap. Cenamos muy bien, en nuestro hotel, aunque en realidad me hubiera gustado que el curry fuera algo más picante. Para comer o cenar, encontramos siempre mucha más opciones en Asia que en España, sobre todo cuando se trata de restaurantes normales. Allí, ser vegano no implica comer una ensalada cutre en los restaurantes.



Tras cenar paseamos por Long Set Beach. Estaba todo muy oscuro y mientras caminaba Alex vi que salían “chispas” de sus chanclas. ¡Era plancton! Había leído que los turistas hacían baños nocturnos para bañarse con el plancton pero no imaginaba que lo veríamos en la arena mientras dábamos un paseo. Mola, son como chispitas. Cuando finalizamos la larga caminada por la playa, volvimos hacia nuestro bungalow.

Los hoteles de Koh Rong están llenos de perros y cachorros <3






 Nai <3



No hay comentarios:

Publicar un comentario